El Plural (España), José M. Garrido, 11.06.2019

Esta semana, ElPlural.com desvelaba el pasado de Gádor Joya Verde, la diputada de Vox que afirmó que si su hijo era homosexual, “preferiría no tener nietos”. Esta médica y pediatra ha sido portavoz y coordinadora de Derecho a Vivir, asociación hermanada a Hazte Oír y acusada, por tanto, de estar vinculada a El Yunque, una organización presuntamente paramilitar y dispuesta a “derramar sangre por Dios”.

Asimismo, víctimas de esta secta se han explicado a ElPlural.com que no tienen reparos en desvelar el nombre de altos cargos de Vox que supuestamente forman parte de El Yunque. Estas personas habrían tenido presuntamente un papel activo en la captación de menores de edad.

De confirmarse esta noticia, sería otro problema para la Iglesia católica, y es que hay que mencionar que esta organización, pese a que en sus inicios contó con el apoyo de una importante parte de la jerarquía eclesiástica, actualmente se encuentran enfrentadas.

El Yunque, una pesadilla para la Iglesia

En ElPlural.com llevamos tiempo denunciando los vínculos de Hazte Oír, liderada por Ignacio Arsuaga, y otras organizaciones de su órbita con El Yunque desde el 7 de marzo de 2012. Se trata de los mismos colectivos que lideraron, en su momento, las manifestaciones contra el aborto, el matrimonio homosexual o la laicidad del Estado durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Esta organización, que se mostraba dispuesta a “derramar sangre por Dios”, tuvo en sus inicios el apoyo de una parte de la jerarquía católica, con el arzobispo Rouco Varela remando a su favor, en contraste con la actitud de obispos como el de Toledo o Getafe, quienes prohibieron a Hazte Oír y asociaciones hermanas el acceso a sus diócesis (parroquias, delegaciones diocesanas…) para que no pudiesen “dar a conocer o promover sus iniciativas”.

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, también pidió públicamente a Hazte Oír que dejara de existir como sociedad secreta. La llegada de Ricardo Blázquez a la presidencia de la Conferencia Episcopal supuso otros revés para la organización al ver cómo el nuevo presidente se negó a recibir o colaborar con las actividades de CrossRoads, “la asociación de captación para El Yunque de los jóvenes que peregrinan a Santiago de Compostela”; y el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, abogó porque los católicos se desapuntaran rápidamente de Hazte Oír.

El 18 de septiembre de 2014, el presidente de la Subcomisión para la Familia y Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal Española y también obispo de Bilbao, Mario Iceta, se negó a apoyar expresamente las manifestaciones que desde Derecho a Vivir se habían programado contra el aborto por formar parte del entramado asociatario vinculado a Hazte Oír y sus supuestos vínculos con El Yunque.

Acreditada la relación

Desde un primer momento la estrategia de estas organizaciones fue negar la mayor amenazando con llevar a ElPlural.com a los tribunales. No consiguieron amedrentar a este periódico, que a lo largo de estos años siguió destapando informaciones tan relevantes como que el Juzgado de Primera Instancia número 48 de Madrid dio por “acreditada” la relación de miembros de Hazte Oír con la sociedad secreta y paramilitar El Yunque.

Católicos con importantes responsabilidades publicas también se han movilizado contra Hazte Oír. Uno de los casos más conocidos es el del periodista especializado en información religiosa, Santiago Mata, quien ha publicado El Yunque en España. La sociedad secreta que divide a los católicos (Editorial Amanecer), libro en el que acusa a la asociación de tener entre sus objetivos la “captación de menores y jóvenes”.

El documento que explica qué es El Yunque

Otro de los católicos que más se ha movilizado contra Hazte Oír ha sido Fernando López Luengos, autor del documento de 64 páginas que fue presentado en 2010 a la Conferencia Episcopal para su estudio y análisis, con el objetivo de denunciar los “métodos de control, infiltración y ocultación” que presuntamente realizan las asociaciones que actúan en España como altavoz de El Yunque.

Según este informe, al que tuvo acceso ElPlural.com, El Yunque ha conseguido introducirse en las principales estructuras de poder de nuestro país. “Están en estructuras mediáticas, partidos políticos, en la Universidad, movimientos eclesiales y en varios órganos diocesanos”.

El Yunque ha conseguido este alto grado de penetración en la sociedad gracias a su férrea organización interna. Según López Luengos, parte del éxito radica en la división de funciones. “Si la acción prioritaria de los adultos parece ser la ocupación de parcelas de poder infiltrándose en distintas realidades sociales, religiosas, políticas o mediáticas, a los jóvenes se les explica que deben aprovechar su juventud para afiliar, es decir, captar candidatos”.

Para López Luengos no cabe duda de que “obtener datos de las personas” y de todo el que tenga “algún contacto” con el movimiento es una tarea esencial para El Yunque. De hecho, espiaron a Rouco Varela e investigaron a parroquias a través de exhaustivos informes.

Exportada a España

Cabe recordar que El Yunque nació en México (país donde goza de enorme influencia) en 1952 para combatir el laicismo del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Esta sociedad secreta fue exportada a España tras la muerte de Francisco Franco para que nuestro país volviese a estar gobernado “bajo los dictados evangélicos”.

Todo ello pese a que en su artículo 22.5 de la Constitución Española se afirma literalmente que en nuestro país “se prohíben las asociaciones secretas y de carácter paramilitar”. Así queda también reflejado en el artículo 515 del Código Penal, donde se prohíben expresamente este tipo de sociedades que presuntamente hacen uso de las técnicas de manipulación de la personalidad con el objetivo de fidelizar a sus miembros.

Hazte Oír siempre ha negado estar “controlada” u “operada” por El Yunque. De hecho, aseguran que “no guardan ninguna relación” con esta sociedad secreta. Exponen asimismo que sus fines no pueden ser tachados de delictivos y que nunca han estado integrados en secta o sociedad secreta alguna.

El resto de colectivos que han sido demandados también negaron de forma tajante su vinculación a esta secta paramilitar.

Explicaciones que no convencieron a la magistrada y ex miembro del comité de expertos de Derecho a Vivir, Teresa de Jesús Fernández, quien tras conocerse la sentencia que acreditaba su relación con El Yunque y “por fidelidad a La Iglesia Católica”, anunció que abandonaría sin más dilación Hazte Oír y Derecho a Vivir.