F. SALES, El País, Barcelona – 05/07/1984

Vicente Lapiedra, responsable de la secta Centro Esotérico de Investigaciones (Ceis) que se encuentra encarcelado por su presunta implicación en nueve delitos, fue condenado en 1968 a cinco meses de arresto y a pagar 5.000 pesetas de multa por chantaje a un abogado homosexual, a quien exigió 12.000 pesetas a cambio de no denunciarle. Trece años después, la sección cuarta de lo penal de la Audiencia Provincial de Barcelona lo condenó por un delito de usurpación de funciones. Al tiempo que se conocían estos antecedentes del mago, dos de sus colaboradores eran puestos en libertad tras depositar cada uno una fianza de 100.000 pesetas.La primera historia judicial en la que se vio implicado el promotor y presidente de la secta Ceis se inició el 30 de diciembre de 19661. cuando se puso de acuerdo con un menor de edad para realizar un chantaje a un conocido abogado barcelonés que, al parecer, había mantenido relaciones homosexuales con el muchacho. Vicente Lapiedra dirigió una carta al abogado reclamándole 12.000 pesetas que debía colocar en un sobre y dejar en un determinado lugar para evitar que acudiera a la policía a denunciar esos supuestos “amoríos homosexuales”.

La carta, redactada con una serie de palabras clave, llegó a poder de la policía, que detuvo a Lapiedra y al muchacho, contra quienes se abrieron diligencias judiciales. Vicente Lapiedra fue condenado a cinco meses de arresto y a pagar 5.000 pesetas de multa, penas que no fueron cumplidas por ser éste su primer delito.

Trece años después, Vicente Lapiedra comparecería ante la sección cuarta de lo penal de la Audiencia Provincial de Barcelona acusado de un delito de usurpación de funciones, cometido al hacerse pasar por profesor de Enseñanza General Básica (EGB).

Esta acción judicial había sido iniciada por dos maestros del Colegio Academia de Sant Vicenç dels Horts, quienes a instancia de los padres de unos alumnos investigaron al director pedagogo del centro, a quien desde hacía un tiempo se le presumían relaciones homosexuales con algunos de los jóvenes.

La investigación iniciada por estos familiares de los alumnos fue encargada a Detectives Morgan. Éstos descubrieron, con gran sorpresa por parte de los padres y de los demás profesores, que Vicente Lapiedra no había acabado la carrera de maestro y por consiguiente carecía de la titulación necesaria para hacerse cargo de la dirección del centro. Este hecho provocó que dos de los maestros presentaran en el Juzgado de Instrucción de Sant Vicenç dels Horts una querella por usurpación de funciones, por la actuación como maestro durante el período comprendido entre mayo de 1976 y mayo de 1977.

En noviembre de 1981 Vicente Lapiedra fue juzgado. El abogado Jordi Claret Andreu, conocido por ser el responsable de la defensa del industrial aceitero Enrique Salomó -uno de los implicados en el fraude del aceite de colza- asumió los intereses del falso profesor. A pesar de los esfuerzos del abogado, Vicente Lapiedra fue condenado a seis meses de arresto y a una multa de 20.000 pesetas. La sentencia no pudo ser comunicada a Vicente Lapiedra, quien no fue localizado en su domicilio de la calle de Muntaner, en Barcelona.

Localizado en Zaragoza

El 21 de noviembre de 1982 Vicente Lapiedra fue localizado por la policía en Zaragoza, ciudad en la que fue ingresado en prisión. Lapiedra obtuvo la libertad el 13 de julio de 1983. Durante el período en que permaneció encarcelado numerosos homosexuales acudieron a la secretaría del Palacio de Justicia para hacer entrega de pliegos de firmas reclamando la libertad del detenido. Vicente Lapiedra intentó por esa época iniciar un recurso ante el Tribunal Supremo, pero los plazos habían expirado. La carrera delictiva de Lapiedra conoció una nueva etapa, un año después, cuando fue detenido por la Policía Autonómica de Cataluña como responsable de la secta Ceis. Lapiedra continúa en prisión, en la Modelo de Barcelona, al no haber podido pagar la fianza de cinco millones de pesetas decretada por el juez. Por ahora, sólo dos responsables de la organización han podido dejar la prisión: Domingo Mercader y Sagrario Almogra.

Los dos dirigentes del Ceis abandonaron ayer la prisión después de haber abonado una fianza de 100.000 pesetas.