ROSA TOWNSEND – El País, Miami – 31/12/2002

La persona encargada de verificar la supuesta clonación de una niña anunciada sin pruebas por la secta de los raelianos es un periodista y doctor en física cuya propia credibilidad se ha puesto en duda. Michael Guillen cree en la existencia del aura, los poderes extrasensoriales y todo lo relacionado con los fenómenos paranormales.

La persona encargada de verificar la supuesta clonación de una niña anunciada sin pruebas por la secta de los raelianos es un periodista y doctor en física cuya propia credibilidad se ha puesto en duda. Michael Guillen cree en la existencia del aura, los poderes extrasensoriales y todo lo relacionado con los fenómenos paranormales y el ocultismo. Él es quien va a seleccionar a un “experto médico” -que permanecerá en el anonimato- para que tome las muestras de ADN que dos laboratorios no identificados analizarán después.

Guillen se defiende de la tormenta de críticas diciendo que ni los raelianos le están pagando ni pertenece a la secta. “He aceptado la invitación en nombre de la prensa mundial y me he comprometido con la condición de que las pruebas las realicen un grupo de expertos independientes de renombre internacional”, afirmó el hasta octubre editor de ciencia de la cadena de televisión ABC News. La niña regresó ayer a Estados Unidos del lugar secreto donde supuestamente nació y, según Guillen, en dos días los raelianos le darán a él una dirección -secreta también- a la que irán a tomarle las muestras de ADN a la pequeña Eva.

El misterio que primero rodeó el anuncio y después el proceso de verificación en manos de Guillen sólo han hecho aumentar el escepticismo entre la comunidad científica y el público en general en Estados Unidos. Uno de los que pone en duda la objetividad y fiabilidad de Guillen es Robert Park, profesor de física de la Universidad de Maryland: “Está predispuesto a aceptar la versión de Clonaid , y es que le encantan las historias de miedo. La última vez que vi algo suyo se refería a si tenemos un espíritu separado del cuerpo”.

Guillen ha estado 14 años haciendo reportajes de ciencia para los programas Good Morning America y 20/20, entre otros, y los informativos de ABC News. Con frecuencia elegía temas fuera de los parámetros ortodoxos -sugiriendo que existen bases científicas para la astrología, la sanación a distancia, el poder de mover objetos con el pensamiento o el aura- que suscitaron numerosas quejas y burlas. En 1998, por ejemplo, la Fundación James Ramdi le otorgó el Premio Pegaso, que es el mayor galardón al científico que “hace las cosas más estúpidas relacionadas con lo oculto, sobrenatural o paranormal”.