ALBERT MONTAGUT, El País, Washington – 24/07/1989

Herbert Jentzsch, líder internacional de la Iglesia de la Cienciología, matriz de las sectas Dianética y Narconom, ha relacionado a la organización policial Interpol con el narcotráfico. Jentzsch acusa también a la policía internacional de facilitar a las autoridades españolas “información falsa sobre nuestra iglesia, para impedir nuestra lucha contra la droga”.

Después de permanecer 30 días en Carabanchel, “por presuntos delitos que jamás se han demostrado”, según explica Jentzsch, el cienciólogo anunció a este diario desde Los Ángeles que Dianética y Narconom seguirán “actuando en España mientras haya gente que necesite ayuda”. El líder internacional de la Iglesia de la Cienciología explicó también que su organización ha presentando una querella contra Interpol, en EE UU y en Francia por facilitar falsas informaciones a las autoridades españolas sobre las actividades de la iglesia y de sus dirigentes.La Audiencia Provincial de Madrid otorgó a Jentzsch, el comodoro internacional de esta secta desarticulada en España el pasado 20 de noviembre, la posibilidad de permanecer en Estados Unidos y otorgarle así la libertad de los presuntos delitos que le fueron imputados tras su arresto y que le relacionaban con asociaciones ilícitas, estafas, delitos fiscales, falsificación de documentos, coacciones y atentados contra la salud pública.

“Todas esas imputaciones, que se extendieron a unos 70 miembros de la organización, son falsas”, explicó Jentzsch, quien recordó que Cienciología actuaba en España desde 1972 y que sus doctrinas “han ayudado a decenas de miles de españoles a superar sus problemas con la drogadicción”.

Jentzsch explicó que Narconom y Dianética, unas doctrinas que fortalecen la mente, seguirán sus actividades en España, “como si nada hubiera pasado”. El líder internacional de esita secta, que en EE UU tiene más de cuatro millones de seguidores, criticó el sistema penitenciario español que calificó de “abusivo”. Jentzsch, de 53 años, explica que jamás “había estado en prisión” y que nunca olvidaría su estancia en “el gran hotel de Carabanchel”.

Sobre su experiencia en la cárcel madrileña, el responsable de la expansión internacio nal de la cienciología comentó que “el sistema penitenciario español vulnera cualquier acuerdo internacional sobre derechos humanos”. “Allí no hay calefacción en invierno, el agua de las duchas es fría, las condiciones sanitarias no existen, el índice de SIDA es el más alto de Europa, y el tráfico de droga es conocido y permitido por los funcionarios”. La Constitución española fue el arma jurídica utilizada por Jentzsch para eludir la prisión y conseguir permanecer en EE UU. Jentzsch consiguió la libertad bajo fianza el pasado 10 de diciembre, previó pago de 75 millones de pesetas. El 9 de marzo las autoridades españolas le permitieron regresar a su país condicionalmente, para que visitara a su madre enferma.

Derechos constitucionales

El pasado lunes la Audiencia Provincial de Madrid le permitió permanecer en EE UU al prosperar el recurso de apelación presentado por la secta contra la decisión del juez José María Vázquez Honrubia de retener su pasaporte y prohibirle la salidad de España. El juez Vázquez Honrubia fue quien dirigió la gran redada contra las sectas, cuya desarticulación recibió el nombre de Operación Rocío. La Audiencia basó su decisión en el artículo 12 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos que establece que “toda persona que se halle legalmente en el territorio de un Estado tiene derecho a circular libremente y a escoger su residencia con igual libertad, así como a salir libremente de cualquier país, incluso del propio”.Jentzsch opina que “la Audiencia ha aplicado la Constitución y yo he conseguido que se haga justicia; por eso me gustaría que ese instrumento también sirviera para respetar los derechos de los presos de Carabanchel”.