A. PIÑOL,  EL País, Barcelona – 07/09/1990

El juez Fernando de Valdivia ha autorizado que los 10 supuestos adeptos de la secta Niños de Dios, desarticulada en Collbató (Barcelona) en julio por la policía autonómica, puedan visitar por primera vez a los 21 menores que se encuentran bajo la tutela de la, Generalitat.

Los niños, cuyas edades oscilan entre los 14 años y los 8 meses, viven desde la intervención policial en un centro autonómico de atención a la infancia. Los Mossos d’Esquadra detuvieron a 10 presuntos adeptos y les retiraron la custodia de 21 menores, que convivían con ellos en un chalé de Collbató.El régimen de visitas que deberán acatar los supuestos sectarios, que hasta ahora sólo podían enviar paquetes a los niños, se establecerá tras acordarlo con responsables de la Generalitat, según fuentes judiciales. El juez, que ha levantado también el secreto del sumario, devolverá la custodia de los dos niños más pequeños -de un año y ocho meses- a sus supuestos padres.

La situación de los 19 niños restantes dependerá del resultado definitivo del informe que los psicólogos y los forenses están realizando sobre ellos. El estudio está prácticamente finalizado, aunque falta completar aspectos relativos a su grado de socialización.

El juez resolverá si decide mantener a los pequeños bajo la tutela de la Generalitat o bien devolverlos a sus padres cuando pueda contrastar el estudio de los niños con el diagnóstico psiquiátrico de aquéllos. La primera exploración de los menores reveló que sufrían cierto bloqueo mental y que estaban muy familiarizados con el lenguaje de la secta. Los niños, que sufren problemas evidentes”, según las mismas fuentes, tienden ahora a comportarse con mayor normalidad, en la medida que llevan una vida apartada de las normas sectarias.