LUIS EDUARDO SILES El País, Huelva – 22/10/1992

El juicio contra los integrantes de la denominada secta de Mazagón comienza hoy en la Audiencia Provincial de Huelva, con una petición por parte del ministerio fiscal de casi 200 años de cárcel para los siete procesados. Ana Camacho Carrasco, de 44 años, que ejercía de guía espiritual del grupo y decía ser la gran águila, está acusada del asesinato, en agosto de 1988, de María Rosa Lima Sanz, que intentó huir de la secta.El sumario del fiscal contiene una relación de hechos espeluznantes. Durante las extrañas reuniones en un chalé de Mazagón, localidad costera próxima a Huelva, los procesados bebían orina, se arrancaban los pelos unos a otros y luego se los comían y se daban fuertes palizas. Incluso “no ha podido determinarse” el origen de un clítoris conservado en un bote, que la principal acusada, Ana Camacho Carrasco, mostró en una ocasión a algunos integrantes del grupo y aseguró que se lo habían extirpado a ella unos extraterrestres, según el informe fiscal.

El origen del grupo se sitúa en 1978, cuando Ana Camacho asistió en Sevilla a un seminario de control mental que se anunciaba como capaz de “transformar a los individuos en seres humanos superiores”. La secta se reunió en principio en un piso de la calle del General Mola de Madrid y en julio de 1986 se trasladó a Mazagón. “Las órdenes de Ana Camacho eran cumplidas en la creencia de que cualquier contrariedad afectaría seriamente a la salud de quien para ellos era un ser muy especial, que debían cuidar”, según el sumario.

Palizas y estupefacientes

El 28 de agosto de 1988, Ana Camacho propinó tal paliza a María Rosa Lima Sanz que la reventó un ovario, y posteriormente le suministró, “vía oral y anal”, unas sustancias estupefacientes. María Rosa Lima Sanz falleció el 4 de septiembre de 1988 en un hospital sevillano. El marido de José Manuel S. P., también procesado, asistía a las palizas, y en alguna ocasión vomitó al presenciar las torturas sobre su esposa, según el informe fiscal.

El juicio se celebrará en la Audiencia de Huelva, que preside Ruperto Martínez Morales. El ministerio fiscal ha solicitado que comparezcan 11 testigos y seis peritos. Los otros procesados son José Manuel S. P., a quien se piden 29 años; A. M. A., de 24 años; E. G. V., de 22 años; C. G. S., de 24 años; M. L. C. C., de 14 años, y F. A. F., de cinco años.