LUIS EDUARDO SILES El País, Huelva – 30/10/1992

El Fiscal de la Audiencia Provincial de Huelva, Francisco Ontiveros, mantuvo en sus conclusiones definitivas las principales acusaciones contra los siete procesados de la secta de Mazagón, aunque rebajó la petición total de pena para los encausados de 192 a 185 años de cárcel. El fiscal considera probado que la muerte en 1988 de Rosa de Lima Sanz, la integrante de la secta que quiso huir, fue “violenta y homicida”, y, por tanto, solicita una condena de 65 años de cárcel por asesinato para Ana Camacho Carrasco, guía espiritual del grupo y principal acusada.Los letrados de la defensa insisten en que el fallecimiento de Rosa de Lima, de 29 años, se produjo por causas naturales. Todos los abogados han solicitado la libre absolución de sus representados, salvo el de Ana Camacho Carrasco, que pide una condena para ésta por homicidio culposo.

El fiscal insistió en que la trascendencia jurídica de los hechos vistos en la Audiencia onubense hará que este juicio “pase a la historia”, porque el Código Penal español “no tiene soluciones para las conductas de algunos de los procesados”.

El fiscal representante del ministerio público dijo que algunos de los acusados “son buenas personas, pero crédulas y pusilánimes”. Según el fiscal, deben recibir castigo “porque no hicieron nada por evitar la muerte de Rosa”.