EL País, 07/10/1994

Luc Jouret era, sin duda, el líder carismático del Templo del Sol. Pero conforme avanzan las investigaciones se agiganta la figura de Joseph di Membro, a quien varios antiguos seguidores de la secta consideran “el auténtico jefe en la sombra”. Di Membro había ejercido durante años como joyero en Ginebra, y fue bien conocida su pertenencia a la secta de los Rosacruces hasta 1970. Luego creó su propio grupo, la Orden de las Pirámides, y contactó con Luc Jouret. De esa época data una estafa efectuada por Di Membro contra una compañía de seguros.El antiguo joyero creó durante los años setenta la Fundación Golden Way, uno de los pilares económicos del Templo del Sol, y adquirió numerosas residencias. Una de sus propiedades era la casa de Morin Heighes (Ca

nadá) donde aparecieron dos cadáveres carbonizados el pasado fin de semana, y que la policía relaciona con la doble tragedia de Suiza. No se descarta que uno de los dos cuerpos fuera el de Di Membro, y el otro el de su compañera.Luc Jouret era un hombre atormentado, muy inteligente y extremadamente carismático, pero demasiado inestable para organizar un entramado sólido. Nacido el 18 de octubre de 1947 en Kikvit, en el ex Congo Belga (hoy Zaire), siempre moviéndose entre Suiza, Italia, Bélgica y Canadá, estaba “en fuga permanente”, según una mujer que trabajó como su secretaria. Le obsesionaban la naturaleza, el apocalipsis y la luna nueva. Fue en una oscura noche de luna nueva cuando se produjo, entre el martes y el miércoles, la doble tragedia suiza.