JUAN FRANCÉS, – El País, El Escorial – 16/09/1995

La finca municipal de Prado Nuevo de El Escorial (8.700 habitantes), donde los devotos creen que se apareció la Virgen de los Dolores, ya tienen el paso franco para manifestar cada primer sábado de mes su fe. El anterior alcalde socialista valló el predio para evitar los continuos conflictos que surgían con aquellos actos, y el nuevo edil, del PP, quitó ayer el candado de la verja. Quinientas personas, entre devotos y críticos, se concentraron en el lugar y allí mismo se enfrentaron verbalmente.

El Escorial recupera Prado Nuevo, terreno donde supuestamente apareció la Virgen de los Dolores hace 14 años. El alcalde, Javier de Miguel, del PP, quitó ayer el candado «para que pasen todos los ciudadanos, tanto los devotos como los que quieren venir a montar en bicicleta», afirmó.La verja fue cerrada hace año y medio por el anterior alcalde, Mariano Rodríguez, del PSOE, para impedir el paso a los devotos.

El clima era tenso ayer alrededor de la verja. Unos 500 fieles a la Virgen de los Dolores, venidos de diversas partes de España, aguardaban ayer a mediodía alrededor del recinto la apertura de la verja. También se congregaron personas contrarias a estas manifestaciones religiosas.

Ambas partes protagonizaron enfrentamientos dialécticos. El secretario de la asociación Gesto por la Libertad, Óscar García, dijo ayer: «Hoy [por ayer] se abre la valla para que todos los vecinos hagan uso de ella, y no para el uso fanático de lo que considero una auténtica secta».

El portavoz municipal socialista Juan Manuel Aceña, afirmó ayer: «Prado Nuevo es un tema económico y no religioso». Aceña afirmó: «La Fundación Virgen de los Dolores se aprovecha de la fe ciega de los fieles para llenarse los bolsillos. El dinero de las donaciones lo invierten en comprar tiendas y restaurantes en el pueblo. Como El Escorial vive del turismo, controlan el pueblo. Además existe relación entre la fundación y el Ayuntamiento». El alcalde desmintió esta acusación.

El primer edil hizo un llamamiento al civismo para que. «se acaben los conflictos entre fieles y críticos. De esta forma, todos podrán disfrutar de la finca de Prado Nuevo en concordia». Sin embargo, un concejal independiente afirmó ayer: «Aún hay tensiones porque aquí hay gente con mucho rencor dentro».