González Arenas y sus lugartenientes de Edelweis, detenidos en Lisboa en espera de una petición de extradición española

NICOLE GUARDIOLA – El País, Lisboa – 06/12/1984

Cuatro de los principales acusados de la organización clandestina Edelweis, presuntamente dedicada a la corrupción y prostitución de menores, se encontraban ayer detenidos en los calabozos de la policía judicial portuguesa en Lisboa. Un portavoz de la policía confirmó que Eduardo González Arenas, presunto dirigente del grupo, Carlos de los Ríos Ferrera, Rafael Dueño Huertas y Antonio Gutiérrez Redondilla fueron detenidos el lunes cuando cenaban en un restaurante de la avenida Vizconde de Valbom, en el centro de la capital. La detención se produjo en virtud de una orden de busca y captura cursada el día 3 de diciembre por el juzgado 25 de instrucción de Madrid y difundida el mismo día por los servicios de la Interpol.

Según informó el Tribunal da Relaçao (Tribunal de Apelación) de Lisboa, que debe pronunciarse sobre los casos de prisión de individuos reclamados por tribunales extranjeros, los cuatro españoles fueron interrogados el martes por el juez Morgado Albes, que confirmó la prisión preventiva. El expediente de los cuatro se encuentraba ayer en la fiscalía general de la República portuguesa.La Embajada de España en Lisboa no había recibido a mediodía ninguna demanda de extradición de los cuatro detenidos, circunstancia que Ramón Soignies, embajador español en Portugal, considera “normal”, ya que los trámites de traslado de una demanda de extradición desde el tribunal que la demanda al Ministerio de Justicia y de éste al de Exteriores, “suelen tardar unos días”.

Todavía existe una contradicción, no obstante, acerca de la fecha de la detención de los cuatro inculpados: lunes 3 de diciembre, según la policía portuguesa o martes 4, según la embajada. La embajada también afirma que los cuatro detenidos no habían sido interrogados por ningún juez portugués hasta las primeras horas de la tarde de ayer, en contra de las informaciones facilitadas por el propio Tribunal de Lisboa.

El embajador Soignies ignoraba ayer por la mañana la detención de González Arenas, Eddy, de 38 años, que confirmó posteriormente. El diplomático español se mostró sorprendido, porque la noticia de la detención de los principales dirigentes del gru po Edelweis, de ideología pronazi, no figuraba en el boletín informativo que había recibido mo mentos antes de la oficina diplo mática del Ministerio de Exteriores. La presencia de alguien con el apellido Arenas provocó incluso una confusión inicial, ya que la embajada de Lisboa interpretó que se trataba del dirigente del Partido Comunista de España (reconstituido) comandante Arenas.

 

 

La policía portuguesa se negó a dar informaciones acerca de las circunstancias en que se habían producido las detenciones de González Arenas y de sus tres cómplices. Una fuente que solicité el anonimato admitió que podía haber sido detectada la entrada de los cuatro hombres en Portugal “por la frontera de Fuente de Oñoro, por ejemplo”.

Admitió también la posibilidad de que la policía española hubiera facilitado a sus colegas portugueses datos sobre la llegada de los cuatro hombres a Portugal, cuando aún no existía la orden de captura internacional, para que cuando llegara la petición de Interpol la detención fuera inmediata.

Según el Ministerio de Justicia portugués, al amparo del convenio de extradición entre Portugal y España, el Ministerio de Extetiores español dispone de 15 días para formalizar la demanda.