J. DE LAS H., – Madrid  EL País,  30/11/1984

Dos adolescentes pertenecientes al grupo excursionista Edelweis, en el que ostentaban el grado de guardia de hierro, han amenazado de muerte a otros niños “si hablan de la organización”, según manifiesta Luis Luque, médico, presidente de la asociación de padres del instituto La Estrella, de Madrid. El grupo de dirigentes de Edelweis, por otra parte, había organizado en Canarias una plata forma de prostitución homosexual de menores, según la denuncia presentada el pasado lunes ante la policía por la citada asociación.La zona de Retiro ha sido, desde hace unos seis años -y no tres como se creyó a raíz de las primeras denuncias-, lugar de captación de menores por dicha organización, dirigida por Eduardo González Arenas, de 38 años de edad, quien ya había desarrollado la misma actividad en otros barrios madrileños y otras ciudades españolas, con la apariencia de actividades montañeras y excursionistas e ideas paramilitares. La policía ha detenido a tres jóvenes monitores de este grupo y el juez ha ordenado la busca y captura de otros cuatro y del jefe de Edelweis (ver EL PAIS de los pasados días 26, 27, 28 y 29).

Un adolescente de 16 años de edad, residente en Madrid, que ya había sido marcado a fuego con el emblema del grupo, fue sodomizado 18 veces en Canarias y Marruecos el verano pasado, caso que no fue el único ocurrido, según consta en la denuncia hecha el pasado lunes en la Brigada Central,de Policía Judicial por Luque. “Los niños fueron entregados, en lugares extraños, a individuos desconocidos que, en algunos casos, llevaban en avionetas privadas”, precisa Luque.

Según la denuncia, desde la pasada primavera, Edelweis ha realizado viajes a Canarias y a Marruecos, con permiso de los padres de los niños, que ignoraban el verdadero objetivo de los monitores. Según testimonios de algunos de estos muchachos, que constan en la denuncia, los viajes estaban dedicados a la prostitución homosexual de los menores, principalmente los más comprometidos en el grupo.

Uso de parroquias

 

 

La policía ha ensanchado el área de sus investigaciones después de conocer un fichero, donde constaban datos sobre todos los niños afiliados y sus familiares, que la organización Edelweis guardaba en una casa de Cercedilla.

Los monitores de Edelweis utilizaron centros parroquiales para mantener reuniones con los niños y dar confianza a sus familias. El padre franciscano José Martín, párroco de San Antonio del Retiro, confirmó ayer la utilización, hace unos tres años, de una sala de la parroquia por este grupo. “Las charlas versaban sobre ufología y se reunían unos quince niños pequeños con otros jóvenes una vez a la semana”, dice el párroco. La parroquia les negó el local al cabo de pocos meses.

Por otra parte la asociación gay Agama ha protestado por la confusión que este tema puede crear en tomo a los hosexuales y denuncia que la causa de los hechos ocurridos es la falta de información sexual en los colegios privados.