E. G., – París – El País, 23/11/1996

Un tribunal de Lyón dictó ayer severas penas de prisión contra un ex presidente de la Iglesia de la Cienciología en Francia y otros 15 dirigentes de la secta, por homicidio involuntario y estafa. En su sentencia, el juez denunció la “publicidad engañosa” de la secta y sus intentos de “convencer a las personas con problemas de que puede devolverles el equilibrio”.El proceso contra la Iglesia de la Cienciología comenzó tras la muerte, hace tres años, de un adepto llamado Patrice Vic. Cambió varias veces de empleo para poder adaptarse a los cursillos y se endeudó de forma creciente para atender las demandas financieras de la cienciología hasta que, inmediatamente después de ser visitado en su domicilio por el entonces presidente de la secta, Jean-Jacques Mazier, saltó por la ventana del dormitorio de sus hijos y se mató. La viuda de Vic denunció a Mazier y al resto de los dirigentes cienciológicos por homicidio involuntario y estafa.

Mazier fue condenado ayer a tres años de prisión, de ellos 18 meses en firme y los otros 18 en suspenso, y a cinco años sin derechos cívicos. Otros 15 dirigentes y cuadros de la secta fueron condenados a distintas penas de cárcel.