E. M. – El País, Alicante – 11/06/2006

La Guardia Civil detuvo ayer a cinco personas en el marco de una operación que sirvió para desmantelar una secta en el municipio de Llíber, en la comarca alicantina de La Marina Alta, según informaron fuentes cercanas al caso. Los presuntos implicados pertenecían a una secta supuestamente de “carácter destructivo” que enajenaba a los “discípulos” que captaba, a los que sacaba importantes cantidades de dinero, y a los que aplicaban técnicas de meditación que a menudo “provocaban taquicardias”. A los detenidos se les imputa un presunto delito de asociación ilícita y estafa.

Los arrestos se produjeron en la mañana de ayer en la zona residencial de la partida de Els Morterets. Tras un espectacular despliegue de efectivos policiales, los agentes registraron el primero de los chalés, donde detuvieron a tres hombres que iban vestidos de blanco, y confiscaron diversa documentación. Poco después procedieron al registro de otra vivienda próxima en la que se detuvo a dos mujeres con la misma indumentaria, una de ellas presuntamente está considerada como la cabecilla del grupo. Los detenidos fueron traslados por la Guardia Civil a las dependencias policiales donde prestaron declaración y luego pasaron a disposición judicial. Según el testimonio de algunos vecinos, en esta vivienda estaba funcionando un centro de meditación que durante los fines de semana “estaba muy frecuentado” por diversas personas. Fuentes de la investigación no descartan que durante los próximos días se produzcan nuevas detenciones, ya que la operación sigue abierta. El titular del juzgado de instrucción número 6 de Dénia decretó el secreto del sumario.