La Crónica de Hoy (México), Ricardo Gómez, 19.05.2016

Tomó su rastrillo de tres pesos del lavamanos y comenzó a rasurarse frente a un trozo de espejo roto que años antes cubría casi la mitad de la pared donde colgaba en el baño. La dificultad de verse por lo sucio de su reflejo hizo que se cortara el cuello; el dolor junto al sangrado le hicieron “abrir los ojos” frente a su realidad: lo perdió todo por su alcoholismo.

Ese día de hace 15 años; Armando Sánchez Flores se levantó con la resaca que trae consigo consumir botellitas de cinco pesos de alcohol de 96 grados, puro de caña. Los destilados como el tequila, ron o whisky quedaron fuera de sus posibilidades económicas y otros más baratos, como el Tonayan, le daban desconfianza, según narró para La Crónica de Hoy Jalisco.

El dolor lo hizo ver que su casa y su vida estaban destruidos. Su esposa y sus dos hijos lo habían dejado tiempo atrás.

EL ALBERGUE

Don Armando decidió buscar ayuda. Llegó en el 2001 con toda la disposición de reconstruir su vida en el albergue “Esperanza y Fe” que le había recomendado un conocido suyo, pero lo que vivió en él estaba muy alejado del consuelo a sus errores.

Explicó que al inicio fue tratado con dignidad, una vez internado, se le asignó la limpieza de los baños y regaderas para las más de 40 personas que habitaban ahí. Como castigo defecaban y orinaban en el piso, para ayudar con su penitencia “lavando culpas” a don Armando.

“Era como un castigo para los que recién empezábamos: el cagadero y las burlas. Al tercer día ya no aguanté y le dije a Ramón que me iba a ir. ¡Nombre! No me esperé la chinga que me paró. Agarró un palo y empezó pegarme en las piernas, yo brincaba y le gritaba: ¿Qué pasó? Y nomás me decía que me callara y que obedeciera”.

“Me agarraron y me golpearon. Me quitaron los pantalones y los calzones y me dejaron encuerado. Raúl me orinó y me la advirtió: si dices algo te desaparecemos a la verga, puto”.

A partir de ese día lo castigaron más. Nadie hablaba con él, no le servían comida y todo el tiempo era vigilado. Las puertas de la casa se mantenían cerradas.

EL ESCAPE

No pasó mucho tiempo una vez que fue vejado, para que lograra escapar. Los jueves era el día que se surtía la fruta y verdura de segunda mano en un tianguis cercano, las cajas eran bajadas de una camioneta y las puertas permanecían abiertas, fue entonces cuando lo intentó.

“Corrí. Así descalzo, me lancé y no dejé de correr, escuchaba que me gritaban, de pendejo me paraba. Me sangré los pies, bien feo. Pero no me agarraron”, celebró don Armando.

Debido a ello pidió que su nombre no fuera incluido en este relato. Pues aún teme que Raúl lo esté buscando. Aunque no regresó con su esposa, sí frecuenta a sus hijos, con quien dice tiene buena relación.

Sobre el albergue “Esperanza y Fe”, éste desapareció entre el año 2004 y 2005, según recordaron vecinos de la zona, la única referencia que proporcionó don Armando fue que se ubicaba en la colonia San Andrés, cercano al parque San Jacinto en Guadalajara.

CRIMEN ORGANIZADO PODRÍA ESTAR DETRÁS DE CRÍMENES

Algunos de los albergues de rehabilitación que actualmente operan en Jalisco podrían tener nexos con el narcotráfico, afirmó el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, luego de que se denunciara al albergue “Despertar Espiritual”, donde 271 personas vivían hacinadas.

Sandoval Díaz visitó el sitio que se encuentra en Tonalá, y desde ese lugar instruyó a la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Jalisco (COPRISJAL), a la Secretaría de Salud y a la Fiscalía General del Estado, a que se revisen todos los centros de rehabilitación en el Estado.

“He instruido al Fiscal que vayamos a fondo para hacer justicia (…) No pueden seguir cayendo en esas manos que los violentan y aquí en Jalisco no los vamos a tolerar. Las invito, los invito a que denuncien, solamente unidos podemos hacerle frente a este tipo de abusos”, expresó el gobernador.

Sandoval Díaz en la entrega de reconocimientos al programa Mujeres Avanzando rumbo al Bienestar en la colonia Loma Bonita, de donde luego se trasladó a dicho centro,  agregó que “no descansará” hasta brindar justicia a éste centro de rehabilitación y a otros en el Estado que están en estas condiciones.

OPERATIVO

En su momento, el Fiscal General, Eduardo Almaguer Ramírez, informó que en el albergue de Tonalá se localizaron a 111 mujeres, de las cuales 43 son menores de edad, y 160 hombres, entre ellos 69 eran también menores de edad. Asimismo, se localizaron a 11 sujetos con órdenes de aprehensión y se encontraban ahí para evadir a la justicia.