El Mañana Nuevo Laredo (México), 5.03.2013

El conocido notario público, miembro de una de las familias fundadoras de Nuevo Laredo, fue involucrado con una secta religiosa a la que se le relacionaba con explotación sexual de menores, fraude, abusos y posiblemente hasta trata de personas.

Basilio Ramos Zapata, de acuerdo con algunos medios de comunicación, era el notario que se encargaba de “dar validez” a los “milagros” de Ignacio Gonzá