La Vanguardia (México), Quitzé Fernández, 13.01.2013

Ariel, una coahuilense que soñaba con tener una familia y hacer fortuna con un negocio de bioprogramación, narra cómo su vida fue secuestrada por los Defensores de Cristo.

Ignacio obligaba a sus seguidores a ver el video de La Brújula dos veces al día, donde se muestran imágenes religiosas, y se habla de la iglesia sin parar, de lo mala que es, de lo grande que puede ser el hombre con conocimiento.”

Yo buscaba magia para Ignacio en prostíbulos. Escogía a sus mujeres de acuerdo a las magias que necesitaba. Era el único que podía tener 10 mujeres, los demás 7”.

Torreón. Abusos sexuales, robos, fraudes y hasta obligarlas a comer vísceras de animales con la promesa de alcanzar milagros, fueron algunos de los maltratos que una coahuilense, “Ariel”, y otras mujeres padecieron dentro de la secta denominada Defensores de Cristo.

Desde su exilio en algún lugar de Sudamérica, Ariel – nombre ficticio de una mujer originaria de La Laguna-, narra en exclusiva a VANGUARDIA los abusos que los dirigentes del presunto grupo religioso cometieron contra las mujeres de la secta.

La mujer dijo que no ha obtenido paz en su vida desde hace dos años, cuando huyó de Torreón, donde inició su relación con la secta, que operaba como un negocio de bioprogramación.

“Dormí con mi perro en el patio”, recuerda. “Cuando (mi esposo) se metía con prostitutas tenía que estar en la recámara presenciando aquello, y si no lo hacía no había comida, no había baño. Estuve hasta dos o tres días sin comer”.

Contó que desde la captura de la secta liderada por Ignacio González de Arriba, “El Nuevo Jesucristo”, ocurrida el 25 de enero pasado en una finca en Nuevo Laredo, decidió denunciar los hechos.

Ayer, Ariel llegó a la Ciudad de México para interponer su denuncia ante la Fiscalía Especializada en Delitos contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra) de la PGR.

Fue Ignacio González de Arriba, relató, quien introdujo la religión al Centro de Bioprogramación que instaló con su esposo, el venezolano José Losanger Arenas Segovia en 2007, primero en la colonia Paseo de la Rosita, después en el centro de Torreón.

Apoyado siempre de Arenas Segovia, y Shoucri Elmernessi, crearon una red de feligreses que se expandió a través de Internet en distintos lugares de Latinoamérica, hasta acumular cerca de 10 mil seguidores en países como Argentina, Colombia y Perú, según explicó Olivia Castillo, otra de las denunciantes.

“¡Claro que nos hacían acostarnos entre mujeres!”, denunció, “él decía que dentro de sus preceptos estaba permitida la poligamia, pero solo de hombres.

Las mujeres tenían que ser bisexuales. Ellos podían verte, más no tocarte. Ignacio disfrutaba viendo orgías de mujeres”.

Defensores de Cristo prometía la vida eterna, riquezas y el don de hacer milagros, porque aseguraban que Ignacio González había muerto y resucitado; en España se hacía llamar Maestro Fénix.

González les decía que necesitaba tener sexo con tres mujeres al día, pues eso le daba magia, razón por la que pedía a sus seguidoras tener relaciones con él, o que le consiguiera prostitutas.

“Papá Dios me dijo que promovamos la poligamia como algo bendito a los ojos de Dios, y la riqueza económica como algo importante”, argumentaba el hombre actualmente detenido.

Infierno en la tierra

El 23 de enero de 2013 el Instituto Nacional de Migración y la PGR aseguran la finca de la secta Defensores de Cristo, en el kilómetro 14 de la Carretera 85 Nuevo Laredo-Monterrey.

El grupo plagiaba migrantes de diferentes nacionalidades, a cuyos familiares exigían fuertes cantidades de dinero al que denominaban “pago de diezmo”.

Fueron rescatadas 24 personas: 6 españoles, 2 brasileños, 2 bolivianos, 2 venezolanos; 1 argentino, 1 ecuatoriano y 10 mexicanos.

La Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra) consignó a tres extranjeros supuestos líderes de la secta:

– Ignacio González de Arriba, español.

– José Losanger Arenas Segovia, venezolano.

– Tito Schourci Mohammed, colombiano.

Los detenidos están en el penal de Matamoros, acusados de abuso contra mujeres y menores, así como trata de personas.

Defensores de Cristo, una secta que nació en la Laguna

Ya son dos años exiliada, con el miedo de morir a manos de la secta que destrozó el cuento de su vida. Por eso Ariel, nombre inventado de la coahuilense abusada y vejada por los Defensores de Cristo, exige que dejen en la cárcel a todos los apóstoles liderados por Ignacio González de Arriba, Maestro Fénix, o Nuevo Jesucristo, un español que reunió a más de diez mil seguidores apoyado por Losanger José Arenas.

A esta hora Ariel ya aterrizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México procedente de algún lugar de Sudamérica, donde la neblina cubre la oscuridad del mar a toda hora. En sus recuerdos de llanto vive aquel Torreón lejano de la violencia, donde la secta inició como un centro de bioprogramación instalado en el centro de la ciudad.

—Uno de los temas más fuertes que trataba Ignacio (uno de los líderes) fue ayudarme a la maternidad. Hay un momento que dolía más, no creerlo; porque significaba perder a mi marido, el amor de mi vida, mi negocio. Además la hermosa promesa de que me iba a embarazar.

…Era 2006, la ciudad apenas se estaba convirtiendo en una de las más violentas del mundo. El calor era igual de intenso y los atardeceres cálidos, llenos de un polvo fino y gris que ensombrecía el ambiente.

El matrimonio de Ariel estaba deshaciendo tras dos años y medio de relación, incluso había estado embarazada, perdiendo al bebé en un accidente automovilístico.

Egresada de una universidad de prestigio; tenía un trabajo envidiable, pero necesitaba dinero.

Dos años atrás, mientras navegaba por Internet encontró un anuncio: ofrecía ganar dólares desde casa vendiendo telefonía satelital a través de la red. Así conoció a Losanger José Arenas.

Después de tener una relación a distancia, y tratarse en un viaje de trabajo en España, Losanger José Arenas llegó a Torreón, donde instaló varios negocios con Ariel, ninguno de ellos exitoso.

— Era un muchachito muy buena onda, alegre, muy inteligente. Se quería casar con ella —dijo una amiga cercana a la relación—. Losanger vestía bien; usaba ropa de marca.

Pantalón de mezclilla: look europeo. Pero no tenía dinero. Vivió mucho tiempo en casa de un amigo de Ariel, en un sector residencial donde nunca le faltó nada.

Quienes lo conocieron a su llegada lo catalogaron como demasiado eufórico, siempre hablaba de las cosas extraordinarias que había hecho, como haber obtenido su primer millón de dólares a los 17 años.

— De repente se veía desaseado, como que no se bañaba diario. Todos decíamos que era una persona en la que no confiábamos, pero cumplió todo lo que prometió. Todo iba bien, hasta que llegó Ignacio y las locuras se desataron.

El turbio pasado de Losanger

Finalmente se casaron el 10 de enero de 2008 en Lerdo, Durango, en una ceremonia civil bastante sencilla, donde amigos de la familia ayudaron económicamente para que se llevara a cabo el enlace.

— Ella (Ariel) vivía con su mamá. Y se fueron a vivir a la casa en la que estaba con su esposo, esa casa estuvo vacía mucho tiempo por cuestiones anímicas —dijo la amiga—.

La vida parecía buena en el fraccionamiento Hacienda del Rosario. Ya casados, Losanger dio mayores detalles sobre su vida. Situaciones un tanto fantásticas que dejaron pensando a Ariel…

…Ahí se entero que Losanger tenía 16 años de edad cuando Belén Segovia, su mamá, empezó a trabajar a distancia con una empresa en África, misma que la defraudó con 500 mil dólares: los ahorros de toda la vida.

Ella partió a recuperarlo con un matrimonio deshecho, pues su esposo José Félix Arenas, deprimido se refugió en Cagua, Venezuela, a donde se llevó a Losanger José.

Belén no recuperó el dinero, pero la contrataron como gerente en una empresa, con un sueldo que jamás iba a ganar en Venezuela.

Había estudiado ingeniería electrónica, con un doctorado en comunicación satelital.

Con un papá deprimido y una madre ausente, Losanger José decidió trasladarse a Caracas, con unos amigos de la familia. Prometió que iba a estudiar, pero trabajó para llevar a su madre de regreso a casa.

En algún momento conoció Market 2000, y a Ignacio González de Arriba. Y dijo haber ganado su primer millón de dólares.

— Cuando no consigue que la mamá regrese, despilfarró el dinero, dijo que invirtió ese dinero en traficar droga para revender. Se metió el susto de su vida porque casi lo matan, y se salió porque le dio miedo — platicó Ariel—.

Después contó que a su madre la violaron en África. Y mandó dinero para ordenar matar a quienes abusaron de Belén Segovia. — Si hubiera sabido eso jamás me hubiera casado.

Los Apóstoles

Juntos emprendieron varios negocios que no fueron rentables, la situación económica cada vez era peor. Eran una pareja normal. Sólo que el fantasma de la gestación se asomaba.

Ariel había perdido un segundo hijo, ahora de Losanger.

— Desde los 20 años soñaba con ser mamá, “y que a los 35 pierdas tu segundo bebé, no se lo deseo a nadie”, dice afligida.

A finales de 2007, después de una plática de Losanger, echaron a andar unos cursos de bioprogramación en una oficina ubicada en la calle Paseo de la Rosita, de Torreón. La aceptación a través de pequeños grupos convenció a un amigo de Ariel para invertir y hacer crecer el negocio. Juntos rentaron un local en la calle Ocampo 455, casi llegando al bulevar Independencia.

A los pocos meses hubo un rompimiento con el inversionista, vinieron cursos presenciales en Monterrey, Distrito Federal, Guadalajara, Puebla, Querétaro, para que en 2009 naciera formalmente el Centro de Bioprogramación SC: “Todo el tiempo eran cursos laicos, sin ninguna religión”.

La vida de repente comenzó a cambiar, Losanger compró un auto Mercedez Benz, dos plazas con un valor de 750,000 pesos, llegaron a obtener ganancias de hasta 300,000 pesos al mes, de los cuales despilfarraban 70,000 en restaurantes, ropa, joyas, amigos.

Conocieron África y Europa, estando en Italia escuchó a hablar del Defensor de Cristo, el Nuevo Jesucristo y La Brújula, un disco compacto que hablaba de la presencia de Dios y las riquezas que otorga.

Olivia Castillo, quien era secretaria de Ariel y Losanger, y después asistente de Ignacio González, contó que le explicaron que era una ideología donde la creencia era que la iglesia tradicional era una mentirosa.

— Me escogen como Coordinadora de Defensores de Cristo en México. El trabajo era repartir La Brújula a toda la gente posible.

Y de inmediato comenzó a correr en Internet un video donde Shoucri Elmernessi, Tito, tercero en jerarquía dentro de la secta, afirma que tuvo una revelación, anunciando la existencia del Nuevo Jesucristo, su linaje y las similitudes con el rostro impreso en la Sábana Santa.

— Ya se auto proclamaba el Nuevo Jesucristo. Todos estábamos con el cerebro bien lavado, todos idiotas, con el cerebro más para allá que para acá.

A finales de ese año llegaron a vivir a casa de Ariel y Losanger, Tito, Belén Segovia, Rafael Guía, Rodrigo Bell y Encarnación Cantón.

Ariel empezó a escuchar sobre una misión, y que ese círculo se conformaba de apóstoles. En enero de 2010 Ignacio pisó Torreón. Y habló con Ariel. Le prometió que iba a ser mamá, contó que había estado muerto y resucitado, milagro que podía hacer cuantas veces quisiera.

El Maestro Fénix

Ignacio Rodríguez de Arriba empezó su carrera en el 2001, según el diario La Nueva España, fechado del 14 de octubre del 2012 Fue en una oficina ubicada en la calle Álvarez Garaya, donde Maestro Fénix instaló la empresa Fénix Corp SL, la cual en el Registro Mercantil está dedicada al comercio de libros, periódicos, artículos de papelería y de bellas artes.

Fénix Corp SL, se vendía en Internet como: “…Una gran obra de tintes planetarios: Soy el Dr. Ignacio González de Arriba, y en Internet se me conoce bajo el sobrenombre de Maestro Fénix. Mi libro “Manual Samurái” ha superado los cuarenta millones de copias, generando un nuevo concepto de ver el “e-commerce” como una filosofía de vida basada en el honor, la honradez, la honestidad y la buena voluntad. Soy técnico profesional de grado superior en Telecomunicaciones y en Informática, siendo el primero de la primera promoción en España (Europa). Soy sacerdote cristiano, tengo un doctorado en Estudios Bíblicos (California, USA), y he obtenido el diploma de “Doctor of Divinity”, el máximo grado que se puede obtener en estudios sobre religión. También soy hipnólogo clínico y ejerzo como terapeuta en Gijón, España…”.

Además, el texto refiere que Ignacio González de Arriba proponía que a través de la bioprogramación, podría hacer millonarias a 500 personas; ofrecía convertir 3.000 dólares en 7 millones en sólo cinco días: “…Definía a la bioprogramación, de la que se consideraba principal gurú, como una ‘tecnología única capaz de convertir a una persona normal en un triunfador’… figuran como administradores González de Arriba y Belén Rodríguez Murias, con la que al parecer estuvo casado…”

El Registro Mercantil, explica la nota, reconoce otra empresa en Gijón, en la que Ignacio González es administrador único, Proyecto Market 2000, fundada el 1 de enero del 2000: “…En Internet abundan las quejas por estafa por un curso que vendía «a precio de oro» para hacerse rico a través del comercio electrónico…”.

Allá, en España ya se le perseguía por sus deudas: “…Quienes trataron con él lo califican de ‘algo raro’. Algunos se sorprendían de que con su juventud, apenas un veinteañero por aquel entonces, se moviese con ‘tanto desparpajo’ en los negocios.

De hecho, destacan su ‘labia’ en las distancias cortas…Hacienda estuvo detrás de Ignacio González de Arriba, dado que Fénix Corp no hacía frente a sus deudas con la Administración…Curiosamente en 2005, mismo año en el que el Maestro Fénix voló de su nido en Álvarez Garaya. Sus dos empresas, tanto Fénix Corp como Market 2000, aparecen además en situación de cierre registral. Esto es, al no presentar sus cuentas anuales…”

Perfil de un falso Mesías

Ignacio Rodríguez de Arriba empezó su carrera en el año 2001. En Gijón, España fue en donde este hombre comenzó su cadena de mentiras, primero empresariales, luego religiosas. Aquel año instaló la empresa Fénix Corp SL, ligada con labores editoriales y de conferencias.

Aseguraba que podría hacer millonarias a 500 personas y ofrecía convertir 3 mil dólares en 7 millones en cinco días.

— Se va huyendo de España por las deudas, y se van a vivir a Brasil a la casa de la mamá de Rosseane, desde el 2006 a 2010 Fénix vive en Brasil escondido, trabajando por Internet y dando terapias, ejerciendo medicina ilegalmente.

Su preferencia por las prostitutas lo llevó a casarse con Rosseane, una brasileña ilegal que vendía su cuerpo en España y a la que trajo a México.

El Dios en La Laguna

Ignacio obligaba a sus seguidores a ver el video de La Brújula dos veces al día, ahí se muestran imágenes religiosas, y se habla de la iglesia sin parar, de lo mala que es, de lo grande que puede ser el hombre con conocimiento.

— Lo veíamos en la mañana y en la noche. Una cosa dice el audio y quién sabe qué cosas decía a nivel subliminal. Se manejaba con hipnosis —platicó Ariel—.

Ignacio Rodríguez contó a su llegada, que en 2005 tuvo una muerte clínica, llegó al cielo y Dios le reveló que era Cristo, que su misión era regresar a la vida y propagar la verdadera enseñanza que hace miles de años Jesús no pudo enseñar, y por eso murió crucificado.

—Papá Dios me dijo: Tu eres el Cristo y no quiere que te pase lo mismo que al otro huevón que mandé. Di que eres el nuevo defensor de Cristo y enseñarás este nuevo mensaje. Lo que papá Dios me pide es que promovamos la poligamia como algo bendito a los ojos de Dios, y la riqueza económica como algo importante.

Tener sexo con tres mujeres diferentes al día la daba magia: eso lo recuerda bien Olivia Castillo.

— Yo buscaba magia para Ignacio en prostíbulos.

Escogía a sus mujeres de acuerdo a las magias que necesitaba. Era el único que podía tener 10 mujeres, los demás 7. Le gustaban que fueran bisexuales, la mayoría prostitutas, decía que eran como María Magdalena, que él las iba a sacar del pecado.

— ¿Alguna vez te obligaron a acostarte con alguien?

— ¡Claro que nos hacían acostarnos entre mujeres!, él decía que dentro de sus preceptos estaba permitida la poligamia, pero solo de hombres. Las mujeres tenían que ser bisexuales.

Ellos podían verte, más no tocarte.

Ignacio disfrutaba viendo orgías de mujeres.

Su preferencia por las prostitutas lo llevó a casarse con Rosseane, una brasileña ilegal que vendía su cuerpo en España. Cuando la conoció en un prostíbulo, aparentemente Ignacio se había separado de su esposa Belén Rodríguez Murias, a quien enseñó a matarlo y resucitarlo para demostrarle que era Cristo. Y ella se enamoró de otro hombre: él le quitó a sus dos hijos pequeños, Ignacio e Iris.

— Se va huyendo de España por las deudas, y se van a vivir a Brasil a la casa de la mamá de Rosseane, desde el 2006 a 2010 Fénix vive en Brasil escondido, trabajando por Internet y dando terapias, ejerciendo medicina ilegalmente. En 2009 Losanger le dice que se venga, tendrá oficina, casa, y al más fiel adepto que estaba dispuesto a matar o morir por él. Yo me casé con una persona que finalmente se convirtió en otra —contó Ariel—.

Entrenados por Jesús

Ignacio González de Arriba era carismático, coqueto. Y seductor. No le gustaba hablar en público; decía que el mundo de Internet era su foro. No le gustaba bañarse. Hay quienes cuentan que duró más de tres semanas sin una ducha, y sus seguidores le obsequiaban lociones.

Formó dos escuelas, la pública que se daba de manera presencial a través de los cursos de bioprogramación, y la privada que daba a sus apóstoles por las noches. Porque Ignacio dormía de día y trabajaba de noche.

Fundó La Escuela de los Ángeles Para Servir al Cristo en la Tierra, a la que llamó Lassdo, y según él era una escuela antiquísima oriental de artes marciales. Usaban chacos, practicaban con cuchillos.

La práctica de Lassdo consistía en manejar cuchillos, o navajas, usaban un mono de cartón, aprendiendo a pegar en cabeza, corazón y testículos.

Las pruebas de amor

La casa de Ariel y Losanger se llenó de apóstoles, y la oficina de la calle Ocampo también. El grupo selecto tuvo que mudarse al Campestre de Torreón, donde pagaron una renta de 30 mil pesos mensuales por una casa de siete recámaras, un departamento y piscina.

Lo que Ariel ya no pudo soportar fue la imposición de practicar la poligamia, el compartir a su esposo con otras mujeres.

Un día de febrero, cuando se negó a acceder a sus peticiones, durmió en el patio, después de que fuera abusada sexualmente por su esposo. La sirvienta de la casa tenía orden de no darle de comer, ni que saliera de la casa. Pero ella le dada comida a escondidas.

— Ignacio dijo a mi esposo que estaba poseída por el demonio de los celos, que por eso no lo dejaba dormir con mujeres. Llorando me dijo: Lo siento no puedes dormir conmigo. Dormí con mi perro Gandhi en el patio. No sé cuanto lloré ese día, no tengo idea. Al otro día Ignacio me dijo: Estás dispuesta a aceptar y darte un abrazo con tu marido. Esa fue la primera vez que comí con mucha hambre. Cuando se metía con prostitutas tenía que estar en la recámara presenciando aquello, y si no lo hacía no había comida, no había baño. Estuve hasta dos o tres días sin comer. El llanto, el dolor, la humillación pueden quebrar todo. Notó que todo empeoraba cuando en abril de 2010 llegó Fernando, un muchacho Tarahumara que se hacía llamar El Violinista. Tendría 20 años, durmió varios días en la central de autobuses esperando ser recibido. Losanger le dijo: “Si no tienes el dinero vende un riñón o pulmón. Ignacio te lo va a regenerar, ese es tu prueba de fe al maestro”.

— No sé si lo vendió, pero a los dos días llegó con el dinero en la mano. Iba con la camisa manchada de sangre. Dije: Puta madre, esto no puede ser de Dios. Le dije a Losanger que me quería salir, que no iba a decirle nada a nadie, le rogué. Le supliqué, me arrodillé ante él.

Entonces Ignacio González la amenazó, diciéndole que por qué se atrevía a amenazar al hijo predilecto de Dios, al aprendiz más amado de Cristo, que no era una persona, sino una sierva de Dios.

Al recordar, Ariel no puede contener el llanto.

— Dijo que la maldición más terrible caería sobre mí y mi familia, que me iría al infierno, que era maldita a los ojos de Dios. Que toda mi familia sufriría lo indecible. Dormía todas las noches aterrada, lloraba pidiéndole a Dios que no me muriera, que no viniera Satanás por mi alma. Pedía a Dios que me hiciera buena, que me ayudara a hacer lo que Ignacio pedía. Me daban de comer vísceras crudas de animal, con hambre te lo comes y hasta lo agradeces. El Violinista fue corrido del Centro de Bioprogramación a las tres semanas; nunca más supieron de él.

El calvario

De ser esposa de Losanger José Arenas la bajaron a concubina, porque las mujeres de Defensores de Cristo se dividen en tres: esposa, concubina y putas. La esposa es quien manda a las demás.

Ignacio Rodríguez dijo a Ariel que tenía de 30, a 40 días para salvar su alma, que perdería todo privilegio.

— Me dijo: Para todos vales menos que la mierda que hay en la taza del baño. Tenían prohibido hablarme, darme un vaso de agua, el que se atreviera tenía el riesgo de correr lo mismo que yo.

Ariel llegó a trabajar jornadas de siete de la mañana a once de la noche, repartiendo La Brújula en las calles, volanteando. Tuvo que irse a vivir a la casa de la calle Ocampo. En algún momento padeció taquicardia; en la niñez padeció hipotensión e hipoglucemia.

— Fénix decía que mi corazón estaba fallando, que cualquier día iba a morir. Una vez me desmayé en la calle, una cuadra atrás venía Rodrigo Bell. Me ayudó, me llevó al doctor.

Llorando me dijo: Eres una buena mujer, yo te quiero mucho. Si el maestro dice que te mereces esto, te lo mereces. No digas que te ayudé.

Su lugar dentro del Centro de Bioprogramación lo tomó Belén Segovia, la mamá de Losanger que había llegado de África. Ya las deudas eran muchas.

—Cuando llegaba un proveedor, la mamá de Losanger me mandaba a llamar, y decía: Lo que pasa es que esta mujer robó dinero. Yo lo aceptaba.

La huída

El 31 de octubre de 2010 avisaron a Ariel de un desalojo en casa del Campestre Torreón, pero la gente de Ignacio González estaba planeando huir a Nuevo Laredo después de todas las deudas que habían dejado en Torreón. Basilio Ramos Zapata, notario de ellos, había conseguido una finca, y logrado despojar a Ariel de sus antiguos derechos como titular del Centro de Bioprogramación.

Al enterarse, lo primero que hizo fue llevarse las computadoras de la casa. Por la noche Losanger la buscó en el centro de bioprogramación, golpeándola y enviándola al hospital.

Una persona de Sudamérica estaba hospedada en esa casa, había sido estafado por Market2000, y quería desenmascarar a Ignacio. Cuando notó la golpiza salió a defender a Ariel:

—Lo único que recuerdo es que estaba tirada en el piso llorando y dos hombres peleando. Llegó la policía y dijo que me golpeó porque estaba cogiendo con otro hombre, y yo era su esposa. Les dio 200 pesos a cada uno. Y se fueron.

Se refugió en casa de una amiga, diciembre la pasó en casa de mamá. El hombre que la ayudó ofreció ayudarle a dar cursos a empresas fuera de México.

—En enero de 2011 llegué con una maleta vieja, con la poca ropa que podía rescatar y con ropa prestada. Con 40 dólares y ganas de rehacer mi vida. Me di cuenta que esa cagada no es Cristo. Cuando vi lo de su detención, por primera vez en dos años sentí paz.

El Juicio Final

El 25 de enero de este año, el Instituto Nacional de Migración, apoyado de la Procuraduría General de la República y Policía Federal, hicieron un operativo en el kilómetro 14, de la carretera Nacional 85 Nuevo Laredo – Monterrey, donde detuvieron a 24 personas, entre ellos 14 extranjeros, todos integrantes de Los Defensores de Cristo.

Y el fin de semana pasado la finca fue cerrada con candados, pues algunos seguidores que fueron liberados intentaron regresar a vivir.

Ignacio González de Arriba, Losanger José Arenas Segovia y Tito Schourci Mohammed están consignados en el penal de Matamoros, Tamaulipas ante un juez federal, el caso lo investiga la Fiscalía Especializada en Delitos contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra) de la PGR, por los delitos de abuso contra mujeres y menores, e incluso trata de personas.

En estas semanas Ariel interpondrá la segunda denuncia registrada en La Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra), apoyada por la Red de Apoyo para Víctimas de Sectas, presidida por Héctor Walter Navarro, quien asegura que Defensores de Cristo tiene presencia en varios países.

“Han perjudicado a gente de muchos países de América Latina y de España. Yo represento a víctimas de Argentina, de Perú y también a mexicanos. Justamente hay una chica de mi país que tuvo la desgracia de que es la esposa del actual obispo de Argentina”.

El sinuoso camino a la desgracia

2004
Mientras navegaba por Internet, Ariel encontró un anuncio: ofrecía ganar dólares desde casa vendiendo telefonía satelital a través de la red. Así conoció a Losanger José Arenas. La relación en un inicio fue sólo por la web.

2006
Losanger llega a Torreón de España, y se vuelve socio de algunos negocios con Ariel y viven una relación, sufre un aborto, el segundo en su vida.

2008
Ariel se casa con Losanger, viven en difícil situación económica y ponen algunos negocios fallidos.

2009
Nace formalmente el Centro de Bioprogramación SC. Dan cursos laicos, sin ningún sesgo religioso.

Los ingresos económicos mejoran, Ariel y Losanger viajan por Europa y África y entran en contacto con el Defensor de Cristo, el Nuevo Jesucristo y La Brújula, un disco compacto que hablaba de la presencia de Dios y las riquezas que otorga.

Losanger le dice al “Nuevo Jesucristo”, Ignacio Rodríguez de Arriba; que venga a México, le ofrece ser el más fiel adepto, dispuesto a matar o morir por él.

A finales de ese año llegaron a vivir a casa de Ariel y Losanger, Tito, Belén Segovia, Rafael Guía, Rodrigo Bell y Encarnación Cantón, integrantes de los Defensores de Cristo.

2010
En enero Ignacio Rodríguez de Arriba, el “Nuevo Jesucristo” pisó Torreón. Le prometió a Ariel que iba a ser mamá, contó que había estado muerto y resucitado, milagro que podía hacer cuantas veces quisiera.

Inicia Rodríguez de Arriba sus conferencias, aseguraba que en 2005 murió y Dios lo reconoció como Cristo y le regresó la vida.

A lo largo del año, el “Nuevo Jesucristo” inició una cadena de discursos salpicados de jerga religiosa y sexo sin freno.

Febrero. Inician las peticiones sexuales a Ariel, que debe aceptar que Losanger, su esposo, tenga sexo con varias mujeres. En los siguientes meses siguen las vejaciones por negarse.

En Abril llega un tarahumara queriendo ingresar, le piden conseguir el dinero, incluso vendiendo un riñón, se va y regresa algunos días después, con el dinero y sangrando. Poco después lo corren.

Los siguientes meses, Ariel sufre todo tipo de vejaciones, tanto físicas como psicológicas, y cada día aumentan en número e intensidad.

En octubre, en medio de un desalojo por impago de deudas, Ariel fue golpeada de nuevo por su marido y acaba en el hospital. Huye y en diciembre se queda en casa de una amiga.

2011
En enero, Ariel, un poco recuperada y con ayuda de un amigo, sale de México y consigue trabajo buscando olvidar.

2013
El 25 de enero, Ariel se entera que la secta que tanto la dañó fue desmantelada por las autoridades en Nuevo Laredo, a donde habían huido tras el desalojo del 2011.

En el mes que corre, Ariel presentará denuncia formal en contra de sus agresores.