La Prensa (Nicaragua), 12.10.2015

Una empresa dedicada a la venta de balanzas y básculas, de capital coreano, ubicada en Altamira, supuestamente era utilizada para recibir el dinero que entregaban los seguidores de la secta Cuerpo Místico de Jesucristo, sin que los propietarios de la misma tuvieran conocimiento de lo que hacían dos de sus empleados, conoció LA PRENSA extraoficialmente.

El tesorero de la secta radicada en Venecia, Chinandega, era el representante legal de la empresa coreana, el hondureño Elvin Aguilar, detenido e investigado por la Policía Nacional junto con el también hondureño Carlos Antúnez. El local de la empresa era utilizado como el primer sitio a donde llegaban los seguidores de la secta que ya convencidos, habían vendido sus pertenencias y abandonado sus lugares de origen para entregar su dinero.

De esa manera, Aguilar y Antúnez supuestamente ponían a la empresa “como aval, como garante”, expuso un extrabajador de la misma que durante año y medio conoció de cerca el sistema de cómo operaban, pero que pidió el anonimato. “Es prácticamente una mampara”, confió el informante, quien consideró que aparentemente los coreanos dueños de la empresa, desconocen cómo Aguilar y Antúnez, la utilizaban para captar fondos.

El extrabajador relató a LA PRENSA cómo Aguilar lo sometía a acoso cuando le decía: “¿Qué se siente ser un condenado al infierno? Era un hostigamiento constante”. La fuente observaba cómo la gente que trasladaban de otros sitios del país, no solo los recibían, sino que hasta les daban de comer ahí y hasta los trasladaban en un camión de la empresa hacia una casa designada para recibir a los recién llegados, ubicada también en otro sector de Altamira.

SEGUIDORES DE SECTA ENTREGABAN DINERO

Lo primero que preguntaban los seguidores a los directivos de la secta cuando llegaban era si les entregaban a ellos el dinero y Aguilar de inmediato supuestamente respondía: “Yo lo voy a depositar en las cuentas de la empresa, así agarran intereses y nunca vamos a dejar de tener dinero”. Lo peor es que esta gente todo lo hacía a vista y paciencia de los demás empleados. Y dado que la mayoría de seguidores son campesinos, “les metieron la idea de que ya viene el rapto; entreguen todo”, señaló la fuente quien recordó que los directivos están en buena situación económica.

Aguilar y Antúnez utilizaban el nombre de la empresa para comprar algunos materiales de construcción destinados para la comunidad en Venecia y mantener contento a los adeptos. El pasado 6 de octubre mientras denunciaba en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) la falta de información por la detención de sus padres y una de sus hermanas, el joven Carlos Antúnez Moncada confirmó que entre lo ocupado por la Policía está un camión y un vehículo propiedad de la empresa. Antúnez Moncada confirmó en ese momento que en El Chipote quedaron sus parientes y “nuestro amigo (Elvin Aguilar), él es parte de esa comunidad de Venecia”. El pasado 6 de octubre la secretaria del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, afirmó en su alocución del mediodía, que según el informe de la ministra de la Familia, Marcia Ramírez, los niños de esa comunidad “andan descalzos, sin aseo; requieren todo”. A su vez encontraron varios niños procedentes de Jinotega, sin presencia de padres.

NO HAY INFORMACIÓN DETALLADA

Ayer trascendió la información de que en total once miembros de esa agrupación habrían sido conducidos a la Galería 300, de Máxima Seguridad, ubicada en la cárcel Modelo de Tipitapa. Entre los detenidos están Elvin Aguilar y Carlos Antúnez. Hasta ahora la versión oficial que se ha conocido de la presencia de funcionarios públicos en esa comunidad en Venecia, en El Viejo, Chinandega, son dos intervenciones telefónicas en el estatal Canal 6 de televisión, de la secretaria del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo. Sin embargo, no hay datos concretos sobre los arrestados.

La jefa de facto de la Policía, primera comisionada Aminta Granera, se ha limitado a confirmar la investigación. El 7 de octubre fue la última vez que fue consultada sobre el particular. “Estamos en plena investigación, no quisiera referirme a ello, sí, les vamos a dar a conocer en su momento los resultados, (ha) avanzado bastante la investigación del caso de Chinandega”, dijo.