La República (Perú), 5.08.2007

Una secta que se identifica por su devoción a la Virgen María y dirigida por un prófugo de la justicia desde hace varios años aparece como principal sospechosa del secuestro de un niño de 12 años en su casa en la isla francesa de La Reunión, en el Océano Índico.

La policía indicó que la secta del «Corazón Doloroso e Inmaculado de María» es la pista más seria del secuestro de Alexandre, un niño raptado por cinco hombres encapuchados y armados.

El obispo de la isla, Gilbert Aubry, ha dirigido un mensaje televisado en el que pide directamente al cabecilla, Juliano Verbard, que se entregue y que no haga ningún mal al niño, al tiempo que instaba a todos los habitantes a que no fueran cómplices del secuestro.

La clave

FE Y PEDOFILIA. Juliano Verbard dice que la Virgen María se le aparece cada cierto tiempo. Lo que sí está confirmado son varias acusasiones por pedofilia.