El Mundo, 29.06.2011

Las dos supuestas víctimas que denunciaron a la presunta secta de Llíber han afirmado este martes ante el tribunal que algunas de las prácticas seguidas en los cursos impartidos por el colectivo les causaron”daños psicológicos” y “terror”.

Los denunciantes, Antonio R. y Elvira F., han declarado como testigos en la segunda jornada del juicio que se sigue en el Palacio de Justicia de Benidorm por diversos delitos contra siete acusados que, presuntamente, serían los responsables de la secta, según la acusación particular, que pide un global de 98 años de cárcel por asociación ilícita, estafa, lesiones, apropiación indebida, delitos contra la propiedad intelectual y contra los derechos fundamentales.

Sin embargo, desde el ministerio fiscal se acusa sólo a la supuesta líder del colectivo, Victoria A.R., para la que pide nueve años de prisión.

Ante el tribunal, los denunciantes han ratificado las declaraciones prestadas en su día ante la Guardia Civil -que actuó contra la presunta secta en 2006- y el juzgado de Denia que asumió el caso.

‘Tenían problemas previamente’

Tanto Antonio R. como Elvira F. han sostenido que cuando empezaron a seguir los cursos de diversas modalidades de meditación que impartía Victoria A.R. tenían problemas personales y que buscaban una mejoría.

Ambos han asegurado que tras una leve mejoría su estado empezó a empeorar conforme seguían estos cursos y que tras abandonar el colectivo tuvieron que ponerse en tratamiento psicológico.

Según Elvira F., los informes realizados por los psicólogos forenses determinan que tras su paso por los cursos sufría “trastorno depresivo”.

A preguntas del fiscal y de los abogados de la defensa, ambos han reconocido que contactaron con la organización de investigación de sectas AIS y que expertos de ésta “confirmaron” que el colectivo encabezado por Victoria A.R. “tenía visos de ser un grupo de manipulación psicológica”.

Además, han indicado que no denunciaron alentados por AIS sino que fue una decisión propia.

Condicionaron sus vidas

Durante su declaración, las dos supuestas víctimas han acusado a Victoria A.R. de tratar de condicionar aspectos de sus vidas, si bien han reconocido que no rompieron la relación con todo su entorno familiar o amistoso.

Uno de los abogados de la defensa ha explicado a Efe que los denunciantes han caído en “contradicciones” con las declaraciones prestadas en su día ante la Guardia Civil y el juzgado.

Tras insistir en la absolución de todos los acusados, el letrado ha apuntado que los denunciantes “mantienen su fábula” respecto a unos cursos que son “de lo más comunes” y ha calificado de “caza de brujas” la investigación llevada a cabo por la Guardia Civil.

Además de los denunciantes, también han declarado este martes diversos testigos a petición del fiscal y la defensa, entre ellos un agente de la Guardia Civil y numerosas personas que han seguido los cursos impartidos por Victoria A.R.

La vista se reanudará mañana con las periciales policiales y judicialesy, según fuentes jurídicas, está previsto que declaren varios psicólogos forenses y los profesionales que atendieron a las supuestas víctimas.

Según las mismas fuentes, en función de cómo se desarrolle la jornada el caso podría quedar mañana visto para sentencia.