Diario Crítico de la Comunitat Valenciana, 12.06.2006

Los cinco detenidos, cuatro mujeres y un hombre, en la operación desplegada este fin de semana contra una secta en Llíber, en la Marina Alta, pasaron este lunes a disposición del juzgado de instrucción número siete de Dénia, donde el juez decreto prisión para dos de los implicados, por atentar contra la propiedad intelectual, por lesiones físicas y asociación ilícita. La secta Ambar realizaba unos”talleres de teatro” en los que los detenidos insultaban y golpeaban a sus adeptos, además de grabar todas sus acciones y en ocasiones hasta desnudos.

El titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de Dénia ordenó el ingreso en prisión comunicada y sin fianza para la mujer a la que se considera líder del grupo sectario desmantelado en Llíber, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

Los cinco detenidos por su presunta pertenencia a un grupo sectario que operaba en el norte de la provincia de Alicante pasaron a disposición judicial. Tras prestar declaración, el juez decidió el ingreso en prisión comunicada y sin fianza de una mujer, identificada como V.A.R., de 48 años de edad, a la que se considera líder de este grupo.

Asimismo, el juez decretó prisión eludible bajo fianza de 3.000 euros para otra mujer, de nacionalidad francesa, identificada como N.C.H.H., de 48 años de edad, detenida en esta operación.

Otros tres presuntos integrantes del grupo, identificados como R.G.A. varón, de 56 años, M.I.C.S., mujer de 44 años, y E.M.T.T., de 34, han sido puestos en libertad provisional sin fianza, con la obligación de comparecer quincenalmente en el juzgado para firmar.

El procedimiento penal, abierto por el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de Dénia, se sigue por los delitos de asociación ilícita, estafa y lesiones psíquicas.

Investigación

A principios de 2006 la Guardia Civil tuvo conocimiento de que varias personas, que tras haber sido sometidos, presuntamente, a técnicas de manipulación mental por la líder, habían resultado con graves secuelas psicológicas de las que están siendo tratados por especialistas.

Tras este hecho, la Guardia Civil abrió una investigación, que le permitió averiguar que el grupo de personas dirigentes del citado grupo sectario, supuestamente captaba a sus adeptos a través de cursos de Reiki, terapias naturales y métodos de sanación por medio de las manos, entre otras enseñanzas.

Esta técnicas son similares a las que habitualmente suele utilizar este tipo de colectivos, que captan a sus discípulos aprovechando momentos personales críticos, llevando a efecto actividades que les presentan como atractivas y en las que el adepto consigue una inmersión tal que a menudo hace que llegue a abandonar su entorno más próximo, con ventas incluso de parte de su patrimonio en beneficio del líder.

Una prestigiosa asociación española y especialistas específicos en estudio de grupos sectarios y ayuda a familiares con adeptos o exadeptos en este tipo de colectivos, calificó las técnicas utilizadas por este colectivo como técnicas de manipulación psicológica, catalogándolos como “grupos sectarios coercitivos”, ya que anulan la voluntad y personalidad de las personas.

Las investigaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil pudieron finalmente determinar que el grupo investigado estaba dentro de los citados “grupos sectarios coercitivos”. Como consecuencia de las investigaciones, se pudo determinar la localización e identificación de los máximos responsables e integrantes.

Estas labores resultaron muy complejas, ya que utilizaban entre ellos y ante los nuevos adeptos pseudónimos o nombres procedentes de la India, circunstancia ésta que hizo muy difícil conocer la identidad de los mismos.

Durante la operación, a la entrada en los domicilios de la considerada líder del grupo y en los de sus más allegados colaboradores, en las localidades alicantinas de Llíber, Jalón y Jávea.

En estos registros fue intervenida gran cantidad de dinero en metálico, abundante documentación, material informático y audiovisual que está siendo analizado por la Guardia Civil,  todo ello supuestamente relacionado con las actividades desarrolladas por el colectivo.

Del análisis de parte de estos efectos, entre ellos fotografías y material audiovisual cuyo contenido corresponde a ceremonias, rituales y actos celebrados dentro del colectivo, lo que podría dar lugar a la imputación de nuevos ilícitos penales con la posible implicación de otras personas, por lo que la Guardia Civil no descarta nuevas detenciones.