El Comercio  (Perú), 8.07.2016

Estas mujeres asisten a reuniones y convencen a otras de que han sido elegidas para formar parte de una comunidad especial. Luego les envían un video en que se les explica sobre una filosofía ancestral, procedente del África, e inspirada en unos monos que aprendieron a trabajar de manera solidaria. Del Río apunta que el material de inducción viene cargados de frases hechas y mandalas, con los que se pretende darle un carácter esotérico al juego.

Por increíble que parezca, hay quienes aceptan. A ellas se les indica que deben aportar 1.400 dólares a las que organizan la comunidad. Y contactar a otras dos que hagan lo mismo. A cambio de esto, les aseguran que en cuatro semanas recibirán 11.200 dólares y, por dos aportes iguales más, les prometen que la suma acumulada a su favor en 10 semanas será de 33.600. La periodista prevé que el timo, incluso, terminará con pérdidas sufridas por una gran base de personas.

Esta ola de estafas ya pasó por países como México, Colombia o España y en Perú cada vez sabe de alguien que ya se entró al juego, sostiene. Por el momento, la División de Estafas de la Policía no se ha pronunciado al respecto.