Diario de Sevilla, Guillermo Ortega,  24.12.2010

La fiscal que ha denunciado al gurú de una secta hinduista de Granada por un delito de asociación ilícita y otro contra la integridad moral de las personas advirtió en su decreto de que el acusado, Antonio Javier Ruiz Plazas, obligaba a sus acólitas a practicar sexo o a trabajar a destajo. También intentaba que los fieles se desprendieran de sus bienes “con la finalidad de integrar su propio patrimonio o el de testaferros”. Pues su patrimonio no es nada despreciable.

Los denunciados aportaron el 15 de julio una relación de los vehículos de los que es propietario el acusado. Tiene cinco coches -un Mercedes SLK, un Renault Scenic, un Renault Megane, un Renault Trafic y un Fiat Panda- y cuatro motos de gran cilindrada: una BMW 1200, una Yamaha 600 y otra de 1.000 centímetros cúbicos, y una Honda 600. Además, el gurú tenía en ese momento abiertas cuentas en Caja Madrid, Banco Sabadell, Caixa Catalunya, Barclays Bank, Cajamar, City Bank, BBVA, La Caixa, Unicaja y Cajagranada. Se sabe, asimismo, que mantiene relaciones con varios bancos en India. Las motos que tiene costarían, de ser nuevas, 43.000 euros. También cuesta en torno a los 43.000 euros -sin extras- el Mercedes, si bien es cierto que el suyo no es nuevo. A juzgar por su matrícula, debe tener más de diez años. En cuanto a los otros coches, sería difícil hacerse con los cuatro por menos de 73.000 euros, si fuesen nuevos. Sumado todo lo anterior, la cifra resultante es 159.000 euros. Obviamente, al tratarse de vehículos usados, ahora no valdrían eso, pero el dato da una idea de que el encausado no se aplicaba a sí mismo el desapego de lo material que predica el hinduismo.

Ayer, el centro de yoga -al menos así se anuncia- que hay en la sedede la comunidad religiosa en cuestión, Vaidika Pratishtana, en Armilla, estaba cerrado. Tampoco había forma de ponerse en contacto con la web de referencia, www.saber-ser.org, que se anuncia como una “revista de pensamiento oriental y arte de vivir” y en la que ayer se leía el siguiente mensaje: “Nos hemos visto obligados a suspender temporalmente los enlaces de contenido de la página, pues hemos descubierto que los están hackeando“.

Otro punto por aclarar es por qué Vaidika Pratishtana, que lleva funcionando desde principios de los 80, no se inscribió en el Registro de Entidades Religiosas de España del Ministerio de Justicia hasta hace poco. Lo hizo el 27 de marzo de 2009. ¿Por qué? Fuentes del Ministerio aclararon que una asociación religiosa no tiene la obligación de inscribirse y que, en muchos casos, lo hacen porque así les resulta factible acceder a subvenciones estatales. A las citadas fuentes no les consta que el grupo hinduista las haya pedido, pero tampoco lo contrario. Y respecto a si piensan tomar medidas ahora que la Fiscalía ha movido ficha, destacaron que no pueden decidir nada -como una eventual desaparición del Registro- hasta que no haya una sentencia.