El País (España), 25.05.2017

Un juez de California ha ordenado detener al gurú del yoga Bikram Choudhury, de 70 años, por no haber pagado casi 6,5 millones de dólares (5,78 millones de euros) a una abogada en un caso de acoso sexual. Choudhury es el inventor del llamado Bikram yoga, una rutina estricta y muy de moda de 26 posturas o asanas que se practica en sesiones de 90 minutos en una sala húmeda a 40 grados de temperatura. Edward Moreton, juez de la corte suprema de Los Ángeles, también ha fijado una fianza en 8 millones de dólares para el fundador del imperio Bikram.

Choudhury fue demandado en 2013 por quien fue su asesora legal, Minakshi Mikki Jafa-Bodden, que lo acusó de acoso sexual y alegó que la despidió porque ella se negó a ayudarle a encubrir una denuncia de violación por parte de una estudiante de yoga.

El gurú fue condenado a pagar 6,47 millones de dólares en daños punitivos en enero del año pasado pero huyó de California poco después del veredicto, según ha asegurado a la agencia France Presse la abogada de Jafa-Bodden, Carla Minnard.

Minnard contó que Choudhury huyó primero a India y luego a Tailandia y Japón antes de dirigirse a México, adonde se le enviaron los documentos judiciales en mayo. “Actualmente está en Acapulco impartiendo clases de formación de maestros”, ha añadido Minnard.

La popularización del yoga, una disciplina surgida en India hace entre 3.000 y 6.000 años, ha dado lugar a múltiples formas de hacer propio el yoga por parte de los que lo enseñan y difunden. Ya ha sido convertido en una gimnasia. Del Hatha Yoga nacen varios estilos, como Iyengar, Ashtanga, Kundalini, Bikram, Anusara, entre otros.

Bikram Choudhury ha denominado “cámaras de tortura” a las salas en las que imparte sus enseñanzas. Su filosofía se ha distribuido muy eficazmente en Estados Unidos y Europa a través de un sistema de franquicias y son muchos los famosos que siguen sus consejos.