El Mundo (España), 27.01.2016

Con la sentencia de divorcio de la que fue su mujer durante 31 años aún caliente sobre la mesa, el autoproclamado Tigre de Bengala del Yoga se enfrenta ahora a un veredicto que le conmina a pagar casi seis millones de euros a Minakshi Jafa-Bodden, una ex empleada suya. La abogada no sólo le acusó de haberla acosado sexualmente mientras trabajaba para él, sino que aseguró que fue obligada por Bikram Choudhury a tapar otros supuestos casos de abusos denunciados por estudiantes. Jafa-Bodden incluso aseguró haber sido despedida cuando empezó a investigar las acusaciones de una alumna que aseguraba haber sido violada por el polémico gurú.

La denuncia de su empleada no fue la primera, ni probablemente será la última. El creador del Bikram Yoga se había defendido hasta el momento de las acusaciones presentadas contra él, tildándolas de “grandes mentiras” y escudándose en su irresistible sex appeal. “Le gusto a las mujeres, las mujeres me aman. Si quiero tener relaciones con una mujer, no tengo que acosar a nadie”, aseguró en CNN.

Bikram diseñó la versión del yoga que lleva su nombre, y que hace unos unos años hizo furor entre las celebrities de todo el mundo, en la década de los 70 en Estados Unidos, sobre una secuencia de 26 posturas de hatha yoga que se realizan en una habitación a unos 40°C de temperatura para emular la de la India y conseguir que los músculos se flexibilicen en tiempo récord.

Excesivo, arrogante e histriónico, el polémico maestro de 69 años es la antítesis de la imagen de autocontrol que encarna el yogui tradicional. Sus estelares apariciones en las sesiones que dirige, ataviado con escuetísimos trajes de baño y relojes caros, son una auténtica representación que, al estilo de los gladiadores romanos, arranca con un “prepárate para morir” y continúan con un recital de consignas y frases hechas, cargadas de exabruptos.

Lo suyo tampoco es la austeridad. Coleccionista de coches caros y amante de la ropa de marca más extravagante, Choudhury ha logrado amasar una gran fortuna gracias a una disciplina que sólo puede impartirse en los estudios acreditados por su empresa, por instructores formados en su compañía y, todo ello, por supuesto, previo pago de suculentas sumas de dinero.

Toda la vida dedicada al yoga

Nacido en Calcuta en 1946, Bikram Choudhury se inició en el yoga a los cuatro años bajo la tutela de Bishnu Ghosh, un reconocido maestro de hatha yoga y culturismo, hermano de Paramahansa Yogananda, transmisor de la sabiduría ancestral hindú. A los 17 años, debido a una grave lesión en la rodilla que se produjo mientras entrenaba con pesas, los más afamados doctores europeos le aseguraron que jamás podría volver a andar. Se equivocaron. No sólo se recuperó gracias a los consejos de Ghosh, sino que fue capaz de sacarse de la manga la versión del yoga que le ha hecho rico y famoso.