JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ – El País, Madrid – 07/02/2001

El juicio contra 16 miembros de la Iglesia de la Cienciología se inició ayer en la Audiencia de Madrid pese a la incomparecencia del principal acusado y líder mundial de esta organización, Heber Jentzsch, que reside en Los Ángeles (Estados Unidos). El tribunal decidió juzgar a los 16 reos que sí asistieron, la mayoría miembros de Dianética y Narconón, y celebrar otra vista contra Jentzsch si alguna vez viene a España.

El Departamento de Justicia norteamericano envió un fax a la Audiencia de Madrid indicando que no ‘había podido’ cumplimentar la comisión rogatoria que le envió este tribunal español para que citase personalmente a Jentzsch para el juicio.

La decisión de celebrar el juicio fue contestada por el fiscal, que anunció la posibilidad de recurrirla ante el Tribunal Supremo porque considera que Jentzsch (para quien pide un total de 56 años de cárcel por 12 delitos: lesiones, asociación ilícita, amenazas y fraude fiscal, entre otros) es una parte fundamental en este proceso. Los 16 reos que sí comparecieron apoyaron, en cambio, que se celebrase la vista contra ellos sin la presencia de su líder. Así paso la mañana.

Hoy, las partes plantearán sus cuestiones previas y luego empezarán los interrogatorios. El fiscal imputa una decena de delitos a estos 16 acusados, y reclama para ellos 26 años de cárcel.

La Cienciología se estableció en España en 1968 para expandir la doctrina de su fundador, Ronald Hubbard, y con el fin de captar personas con problemas depresivos y de drogadicción para someterlas a costosos cursillos con la promesa de purificar sus espíritus y sanar sus males, según describe el fiscal en su escrito de acusación, en el que tacha a Cienciología de ‘secta’.

Las terapias, dice el fiscal, provocaron graves trastornos mentales a decenas de personas, pero, casualmente, ninguna de esas supuestas víctimas se ha personado en este juicio.