Mamá del bebé sacrificado por “Antares de la luz” está prófuga

ADN (Chile), 2.10.2017

Natalia Guerra, culpable del delito de parricidio, no se ha presentado a la justicia para cumplir su condena por el asesinato de su hijo recién nacido, en 2012, durante un rito de la denominada secta de Colliguay.

La mujer y Pablo Undurraga fueron los únicos miembros del séquito de “Antares de la luz” con penas de cárcel efectiva, según la decisión tomada por el Juzgado de Garantía de Quilpué, el pasado 6 de marzo, y tras el rechazo de la Corte de Apelaciones al requerimiento de inimputabilidad.

Sin embargo, a la fecha, Guerra aún no está en la cárcel para cumplir su pena de cinco años. Está prófuga desde el 24 de abril, cuando se dictó una orden de detención en su contra, y sin pistas de su paradero.

De acuerdo con La Tercera, la madre del menor sacrificado para evitar el fin del mundo escapó de su casa, donde cumplía arresto domiciliario, en San Juan de Pirque.

Según un informe de la PDI, citado por el medio, afirma que Guerra no tiene salidas del país registradas.

Su madre, Ana María Jequier, dijo que “se había ido al sur del país ya que su intención era evadir la justicia, sin tener conocimiento de dónde se encontraba, ni tampoco que mantenía contacto con ella”.