Agencia EFE, 13.12.2011

El Tribunal Supremo de Japón ha ratificado la pena de muerte dictada contra un miembro de la secta que perpetró el atentado con gas sarín contra el metro de Tokio en 1995, ha informado este martes un portavoz del tribunal.

Seiichi Endo, de 51 años, es el decimotercer miembro de la secta Aum Shinri Kio que ve confirmada su pena de muerte en una sentencia dictada este lunes. Endo, que había sido condenado por primera vez en 2002, entró en la secta en 1987, cuando estudiaba virología en la Universidad de Kioto.

Según los medios locales, ninguno de los declarados culpables ha sido ejecutado hasta ahora. El ministro de Justicia, Hideo Hiraoka, dijo el mes pasado que no comentará los casos pero “decidirá con cautela” si aplica la pena capital.

El fundador de la secta, Shoko Asahara, cuyo nombre real es Chizuo Matsumoto, también vio confirmada su condena a muerte en 2006. Otros tres miembros de la secta siguen en paradero desconocido.

Ataques simultáneos con gas sarín en cinco estaciones del metro de Tokio durante la hora punta el 20 de marzo de 1995 se cobraron la vida de doce personas y provocaron problemas de salud a varios miles.

Asahara fue declarado culpable del asesinato en 1989 de un abogado que se enfrentó a la secta así como su mujer y su hijo. También fue condenado por conspiración en un ataque con gas sarín en 1994 en el centro de Japón. Aum Shinri Kio reivindicó la responsabilidad del atentado de Tokio y posteriormente cambió su nombre por Aleph, que todavía tiene 1.000 miembros, según la Agencia de Inteligencia y Seguridad Pública.