AGENCIAS – Bonn / París – EL País, 11/01/1996

En Alemania y Francia se ha reavivado la alerta frente a la expansión de las sectas, especialmente la Iglesia de la Cienciología, fundada en Latinoamérica por el novelista de ficción científica L. Ron Hubbard, y que ahora cuenta con siete millones de seguidores en el mundo, incluyendo a varias estrellas de Hollywood, como Tom Cruise y John Travolta. En España también está introducida, sobre todo a través de la rama Dianética. Tres ex miembros de la Cienciología están procesados por la Audiencia Provincial de Madrid por intento de asesinato de otro disidente de la organización.Claudia Nolte, ministra alemana de la Familia y la Juventud, dijo ayer que cada vez más ciudadanos de este país se ven amenazados por esta organización. “Esta tendencia me preocupa”, dijo Nolte en rueda de prensa en Bonn. “Me opondré a la Cienciología con todos los medios a mi alcance. Bajo una capa religiosa se esconde una organización, que sin ningún escrúpulo se compromete en actividades sospechosas y cuya ideología conlleva tratos totalitarios”. Baviera está ya preparando un plan para prohibir esta secta, que cuenta entre 10.000 y 30.000 adeptos en Alemania. La Cienciología se está expandiendo especialmente por el Este de Europa.

Sabine Weber, portavoz del grupo, rechazó todas las acusaciones: “Hay más de 30 sentencias de los tribunales reconociendo que somos una religión”.

Nolte fue más allá: “La Cienciología persigue la dominación del mundo y tiene como objetivo la destrucción de nuestra sociedad”. Weber respondió: “El auténtico problema es que en Alemania no hay una verdadera separación entre Iglesia y Estado”, subrayando que la ministra es muy activa en la Iglesia católica.

En Francia, país que ha vivido la tragedia con la muerte de 16 adeptos de la secta del Templo Solar hace un mes, una comisión parlamentaria creada al efecto pidió ayer mayor vigilancia y eficacia para combatir el fenómeno de las sectas, sin adoptar una ley especial que podría amenazar la libertad de pensamiento. La comisión ha estimado que en Francia existen actualmente 170 sectas y 800 movimientos próximos, con 160.000 seguidores y 100.000 simpatizantes. Entre las catalogadas como de “manipulación mental”, destaca a la Iglesia de la Cienciología como la “punta de lanza”.