EMMANUELA ROIG. El País, Waco – 04/03/1993

Los 400 agentes especiales que mantienen rodeada la granja tejana de la secta Rama Davidiana se preparaban ayer para un largo asedio, después de que el martes el líder del culto, David Koresh, rompiera su promesa de entregarse. Según el FBI, Koresh les comunicó que Dios le había pedido que esperara y aseguró que no decidirá su suerte y la de los 107 miembros que permanecen en el interior del rancho Monte Carmelo hasta que no reciba más instrucciones divinas. Algunos de los 18 niños de entre 1 año y 11 que han sido liberados en los últimos días hablan de un baño de sangre en el interior de la comuna.

“Haremos lo que sea necesario y esperaremos el tiempo que haga falta con tal de evitar un nuevo derramamiento de sangre”, declaró ayer en Waco el agente especial del FBI Jeffrey Jamar para explicar que su departamento considera altamente desaconsejable el asalto al rancho donde, además de un tremendo arsenal, todavía quedan 20 niños.El FBI teme la repetición del fiasco del pasado domingo, cuando un enfrentamiento entre las autoridades y los miembros de la secta terminó con la muerte de cuatro agentes federales y de dos miembros de los davidianos. Las autoridades se encuentran atadas de pies y manos en su intento de evitar un nuevo giro dramático en esta tragedia tejana. Se calcula que la secta religiosa tiene un arsenal compuesto por armas de asalto israelíes, metralletas M-16 y una de calibre 50 y varios miles de balas.

Tal y como explicó Louis Suárez, el propietario de una academia de kárate de Waco, en esta localidad es bastante sencillo, conseguir armas ilegales en el mercado ambulante que cada mes se establece en el descampado de un cine abandonado. “Sólo necesitas dinero en metálico y a esta gente le sobra, porque tienen importantes contribuyentes en la ciudad”, dijo. El pueblo de Waco, como el Estado de Tejas, parece regirse por el código de: religión, armas y mujeres, y las pistolas están tan unidas a la identidad de estos lugareños como, para que muchos disculpen la reacción del fanático líder contra las autoridades.

Jimmy Grey, el propietario de uno de los comercios de la calle principal de Waco, manifestaba ayer: “Si esos 80 agentes se hubieran acercado a mi casa para detenerme como si de un asalto se tratara, yo también hubiera disparado contra ellos”.

Chivatazo culpable

El Departamento Federal de Tabaco, Alcohol y Armas de Fuego (ATF), un organismo creado en 1972 sobre las bases del mítico departamento antialcohol de Elliot Ness, culpó del fracaso de la operación a un chivatazo por parte de uno de los habitantes del pueblo. “Llevábamos nueve meses preparando esta intervención”, dijo el director del ATF Dan Hartnett. “Teníamos a uno de nuestros agentes infiltrado en la secta y cuando él salió del rancho, una hora antes de nuestra intervención, nadie parecía alertado. Evidentemente perdimos el efecto sorpresa por una llamada, ya que cuando nos acercamos al complejo nos esperaban con las armas preparadas en las ventanas”.Las autoridades han criticado la decisión de un periódico local de publicar en los dos días anteriores al asalto noticias acusando al líder de la secta de abusar sexualmente de las niñas de la comuna. Para el FBI y el ATF, este medio de comunicación actuó irresponsablemente y propició al fracaso de la operación. Sin embargo, según declararon, varios lugareños a este periódico, desde la noche antes del asalto en la ciudad se, multiplicaban los comentarios sobre los sospechosos movimientos de vehículos pesados que se habían detectado en los alrededores de la granja, un área habitualmente poco transitada.

Los policías esperan una evolución natural del conflicto contando con que Koresh está herido en el estómago y su estado de salud puede influir en un desenlace de la situación sin necesidad de la intervención de las fuerzas especiales.

Sin embargo, los habitantes de Waco, que llevan años dando la espalda a lo que acontece en la granja Monte Carmelo, no confian en que el encierro concluya sin más derramamiento de sangre. De la misma opinión es George Roden, un antiguo oponente de Koresh por el liderazgo de la secta. Koresh fue acusado en 1987 de homicidio frustrado contra Roden aunque, posteriormente, los cargos fueron retirados. Dos años más tarde, el propio Roden fue acusado de matar a un hombre e internado por orden judicial en un hospital psiquiátrico. . –

Desde el interior de la clínica, Roden declaró el martes que está convencido de que Koresh no se rendirá. “Va a obligar a las autoridades a matarle”, dijo el enfermo mental, antes de asegurar que Koresh no es el tipo de hombre que se entrega ni tampoco de los que prefieren suicidarse antes que someterse a la ley.

El antiguo enemigo de David Koresh definió al actual líder de la secta como “un camaleón que posee un magnetismo tal como para convencer a sus seguidores de cualquier cosa que se le ocurra”. Roden relató cómo, durante la batalla que mantuvieron por el poder de la secta, retó a Koresh a resucitar un cadáver desenterrado en un cementerio cercano.