Andrés Manzano. El País, 21/11/1988

Los principales dirigentes de todo el mundo de la secta de la Iglesia Internacional de la Cienciología, junto con otros relevantes miembros de ésta, hasta un total de 69 personas, fueron detenidas ayer en Madrid, donde celebraban un congreso. Los responsables de la citada secta, una de cuyas ramas es la conocida organización para la rehabilitación de toxicómanos Narconon, fueron acusadas de fraudes, estafas, delitos fiscales y monetarios, amenazas y coacciones y falsificación de documentos públicos.

La iglesia fue calificada ayer por el juez José María Vázquez Honrubia, titular del Juzgado de Instrucción número 21, como una multinacional con fines pretendidamente altruistas, pero cuyo único objetivo real es ganar dinero fácil. En una operación conjunta llevada a cabo en toda España, ayer fueron clausuradas una treintena de sedes de ambas entidades y de otras sectas filiales de Madrid, Burgos, Sevilla, Valencia, Alicante, Bilbao, y Jerez de la Frontera.Vázquez Honrubia dio ayer a conocer, en una conferencia de prensa, el decálogo del fundador de la iglesia, el estadounidense L. Ronald Hubbard, ya fallecido. El primer mandamiento es “Ganar dinero”. El último “Hacer que los demás sean productivos para ganar dinero”. Otro mandamiento es “Conocer a fondo los canales por los que fluye el dinero”.Bernd Schuster, jugador del Real Madrid, afirmó cuando se incorporó a este equipo que él y su esposa pertenecen a la Iglesia de la Cienciología: “Nos casamos por la religión católica, pero ahora no somos católicos. Pertenecemos a una religión llamada scientológist”.La secta, organizada de forma absolutamente jerarquizada, con un reglamento interno militar, estaba dividida en dos grandes ramas: Narconon, centrada en la rehabilitación de drogadictos, y la Asociación Civil de Dianética, dedicada a mejorar la estructura mental de sus adeptos para llegar a la perfección espiritual. “Lo más repugnante de todo este asunto”, declaró Vázquez Honrubia, “es que Narconon funcionaba como una lugar de convencimiento para que los toxicómanos, una vez curados,pasaran a la rama de Dianética y se fueran perfeccionando asistiendo a cursos, por los que pagaban cifras muy elevadas, que a su vez les posilitaban ascender en la escala jerárquica de la organización.

Los adeptos a la secta recibían constantes presiones de los dirigentes para convencer a otras personas a que se integraran en la organización y trabajaran para ella. Los que no obedecían recibían castigos de diversos tipos incluidos los arrestos -lo que el juez Vázquez Honrubia no dudó en calificar de secuestros- y amenazas, según informa

Además de Narconon y la Asociación Civil de Dianética, las investigaciones han permitido conocer la existencia de otras organizaciones filiales, denomina das New Age (Nueva Era), dedicada a la edición de libros, revistas y propaganda. Entre éstas se encuentran Camino de la Felicidad, dedicada al bienestar mental y la perfección espiritual, y una denominada Asociación Civil para la Filosofia Aplicada.

 

La detención

Las primeras investigaciones del juez José María Vázquez Honrubia fueron continuadas por el ministerio fiscal, con la colaboración de la Brigada Central de Policía Judicial y los servicios fiscales de Hacienda. A lo largo de los últimos nueve meses, explicó el juez, se han intervenido casi 30 teléfonos de las diferentes sedes y se han investigado las cuentas corrientes de las diferentes empresas. “Sólo en el ejercicio fiscal de 1986, Narconon obtuvo unos beneficios de 80 millones de pesetas, teniendo en cuenta que los libros contables de la entidad, creemos, están falseados”.

La policía se enteró que había convocada una reunión en Madrid de los principales líderes internacionales de la iglesia y, en una espectacular redada, detuvo a 69 personas en el hotel Meliá, entre ellos, al denominado en su jerga comodoro, especie de director central, llamado Jever Hebertch, residente en Los Ángeles (Estados Unidos). Todos ellos fueron conducidos al Juzgado de Guardia de la plaza de Castilla. Dada la envergadura de los presuntos delitos, hay tres fiscales asignados al caso, y será un tribunal central de la Audiencia Nacional quien se encargue de tramitar el proceso judicial. Entre los detenidos se encuentran varios ciudadanos norteamericanos, un suizo, un danés, venezolanos, portugueses y españoles. El juez no facilitó ayer los nombres de los principales responsables detenidos.

Los delitos

En una operación coordinada en toda España, la policía ha clausurado decenas de locales que las diversas organizaciones mantenían abiertas en toda España. El centro de Narconon en Cercedilla, localidad de la sierra de Madrid; la sede de Dianética ubicada en Madrid, en la calle Alonso Cano, 74; el centro Los Molinos, en Burgos, y otros en Barcelona, Bilbao, Ondárroa, Valencia, Alicante, Sevilla y Jerez de la Frontera. En total son una treintena los locales clausurados en todo el país. La policía se ha incautado unos 300 libros de documentación interna.

Los máximos responsables de la secta tendrán que responder por una amplia gama de delitos Entre ellos, el de falsificación de documentos públicos, por cuanto todas las sociedades estaban registrados como no lucrativas Asimismo, inspectores de Hacienda están investigando las prácticas económicas de las organizaciones, ya que existen fundadas sospechas relativas a la existencia de una fuerte evasión de capitales, dirigidos a Dinamarca y Estados Unidos fundamentalmente. Los encargados de trasvasar capitales eran conocidos internamente como misioneros.

Otra de las acusaciones se centra en el de asociación ilícita contra la libertad y la seguridad en el trabajo -los encargados de curar a los toxicómanos son todos personas sin titulación de ningún tipo, y trabajaban en centros sin condiciones higiénicas ni sanitarias, además de no pagar seguridad social ni impuestos de ningún tipo-.

Las denuncias por estafas y fraudes son muy numerosas. “Los responsables de los centros”, afirmó el juez, “no pagaban en muchos casos ni a los proveedores, y abandonaban los centros dejando a deber dinero a los comerciantes de las localidades en cuestión.

 

Los perjudicados

Vázquez Honrubia señaló también la existencia de delitos por coacciones y amenazas. “Estamos seguros que existen muchas más personas que no se han decidido a denunciarlos por miedo. Quiero hacer un llamamiento a cualquier persona que haya sido estafada o perjudicada en cualquier forma por estas organizaciones para que acudan a presentar denuncias en cualquier juzgado, comisaría o cuartel de la Guardia Civil”, agregó.