Un terapeuta avalado por la organización HazteOír ofrece sanar a gais y lesbianas

20 Minutos (España), 26.01.2017

Un terapeuta avalado por la organización HazteOír ofrece varias recomendaciones para “sanar” la homosexualidad de quienes quieran cambiar su orientación sexual, una iniciativa que ha sido calificada de “aberración” por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB).

Para sanar su atracción  necesitan amor de Dios Los homosexuales que quieran “sanar” su atracción por otras personas del mismo sexo necesitan motivación y “amor de Dios” para curar las “heridas del pasado” que han provocado su tendencia sexual no deseada, según ha dicho el psicoterapeuta estadounidense Richard Cohen en una jornada organizada por HazteOír.

Estas afirmaciones y la propia convocatoria de HazteOír de una sesión formativa titulada Comprender y ayudar a los homosexuales, que se transmitió por Internet durante toda la tarde del jueves, han sido duramente criticadas por la FELGTB. En declaraciones a Efe, el presidente de la Federación, Jesús Generelo, ha considerado una auténtica “aberración” esta cita y que se potencie “desde organizaciones de países democráticos” este tipo de “terapias reparadoras” cuando están “totalmente prohibidas”.

Generelo ha hecho estas consideraciones después de que Cohen defendiese en la sesión, que “no existe un gen gay” y que esta tendencia sexual es “una condición basada en emociones” como el miedo a la intimidad con personas del sexo opuesto o una “necesidad de amor” por pare de uno de los progenitores. Son muchas las variables que, en opinión de Cohen, pueden provocarla, como el temperamento, los abusos sexuales y, en general, heridas del pasado aún no “resueltas”.

Volver  a sentir la “propia feminidad”

De hecho, durante el seminario, en el que el psicoterapeuta contestaba las preguntas de los interesados, ha aconsejado a una lesbiana que afirmaba no querer serlo que tratara de identificar y resolver “las causas de esa atracción por el mismo sexo” para después, “una vez sanada la herida”, volver a sentir su “propia feminidad”.

Y es que los “elementos indispensables” para cambiar esta “condición” son la motivación, un tratamiento efectivo, el apoyo de otros y el “amor de Dios”.

“El matrimonio nunca es la solución. Los primeros años del mío eran horribles”, ha explicado Cohen desde su propia experiencia, porque también tuvo “una vida gay” mientras estuvo casado y luego salió de ella. Generelo ha subrayado que “está probado que estas recomendaciones no solo son ineficaces, sino auténticamente dañinas y causan daños irreparables a las víctimas”, algunas de las cuales han llegado a quitarse la vida. “Si la OMS dejó de considerar la homosexualidad una enfermedad en 1990 y la Asociación Americana de Psiquiatría lo hizo en 1973, es absurdo que 30 años después sigamos pensando en sanar algo que no es una enfermedad”, ha rematado.

No obstante, a pesar de las palabras del psicoterapeuta, desde HazteOír defienden que ellos “en ningún momento” han sostenido que “la homosexualidad sea una enfermedad” y que se inclinaron por organizar este seminario porque “muchas personas tienen preguntas e inquietudes sobre este tema”.