El vídeo de los Testigos de Jehová que ha indignado al colectivo LGTBI

By |2016-05-10T14:43:17+00:0010 mayo, 2016|Testigos de Jehová|

VICE NEWS (España), María Altimira, 10.05.2016

“Jehová quiere que vivamos felices, por eso hizo el matrimonio como lo hizo [entendido exclusivamente como la unión entre un hombre y una mujer]”, explica una madre a su hija en un vídeo de los Testigos de Jehová.

El audiovisual, basado en imágenes animadas, sostiene que para ir al paraíso hay que seguir las normas de Jehová”. Unas normas que pasarían por “cambiar” la condición homosexual de las personas. En este sentido, el documento defiende que un homosexual no podría ir al paraíso de la misma manera que un pasajero no puede emprender un viaje en avión llevando consigo “algo que está prohibido” embarcar.

El vídeo, planteado como la repuesta de una mujer a los comentarios de su hija sobre el hecho de que una compañera de clase tenga dos madres, aboga por la “predicación” como motor del cambio de esta realidad y anima a la niña a propagar sus ideas a las amigas y compañeras de clase con padres gays o madres lesbianas.

El audiovisual, repleto de referencias bíblicas para apoyar su tesis, ha despertado la indignación del colectivo de gays, lesbianas y bisexuales, que han condenado enérgicamente su contenido.

Para Jesús Generelo, presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales española, “resulta intolerable que utilicen un vídeo que transmite desprecio hacia otros seres humanos para educar a niños”. En una conversación telefónica con VICE News, Generelo considera, además, que la elección y la interpretación de los versículos bíblicos con los que pretenden apoyar el discurso resulta muy “sesgado” y demagógico.

“Los Testigos de Jehová son homófobos por definición. Es aberrante, se dedican a exaltar el odio contra todo aquello que representa diversidad y diferencia”, asegura a VICE News Eugenio Rodríguez, presidente del Observatorio contra la Homofobia y portavoz del Frente de Liberación Gay de Cataluña (FAGC, en sus siglas en catalán).

“La homosexualidad en esta congregación es motivo de expulsión”, explica a VICE News el psicoterapeuta Miguel Perlado, que ha tratado a diversos pacientes que se desligaron de la organización religiosa debido a su orientación sexual.

Así lo suscribe Aníbal Matos, portavoz de la sede española de los Testigos de Jehová. “No podemos estar de acuerdo con una opción moral que no compartimos”, argumenta. Con todo, declara Matos, “primero tratamos de entender el por qué, la razón por la que alguien quiere a otra persona del mismo sexo, porque no es un estado natural”.

Preguntado por el polémico vídeo, Matos se defiende asegurando que “no alimenta la homofobia” y considera que “tan sólo refleja el derecho de una madre a instruir a su hija conforme a su visión moral y sobre la sexualidad”. De la misma forma que los homosexuales defienden su opción, dice, nosotros tenemos derecho a defender la nuestra, afirma.

Coautor de publicaciones especializadas como Abuso psicológico grupal y sectas destructivas, Perlado asegura que “los testigos de Jehová son una congregación con dinámicas sectarias” no solo porque abogan por la expulsión de aquellos que cuestionan sus dogmas, como los que defienden la homosexualidad, sino también por el aislamiento de sus miembros respecto de grupos y entornos sociales que no comparten los mismos planteamientos y la exigencia de una dedicación existencial a la causa.

De hecho, los testigos de Jehová condenan todas las religiones y las instituciones seglares, así como el aborto, las vacunas y las transfusiones sanguíneas. Reconocida como asociación religiosa en España desde 1970, esta congregación predica el fin del mundo y sostiene que sus únicos supervivientes serán los convertidos al “jehovismo”. De acuerdo con la propia organización, existen más de 110.000 testigos de Jehová en España.

“Se sienten poseedores de la verdad absoluta y eso hace que las expulsiones [por motivos de orientación sexual o de otra naturaleza] sean especialmente duras, sobre todo si tenemos en cuenta que la puerta de entrada de la mayoría de miembros de esta organización suele ser la pertenencia de sus familiares”, explica Perlado.

Este psicoterapeuta asegura que en el caso de los homosexuales “el sufrimiento de aquellos que dejan la congregación es brutal porque pasan años escondiendo su tendencia sexual, viviendo una doble vida, antes de salir”.

Para “reorientar a los que consideran desviados”, explica, “realizan charlas y encuentros, dirigidos por los ancianos [una figura que asume las funciones que en la iglesia católica corresponderían al sacerdote] valiéndose de sus estudios bíblicos”, añade Perlado.

Con todo y aunque evitan referirse a la homosexualidad como “enfermedad” le dispensan un trato de “patología”. Hay otros movimientos religiosos, como los Mormones, que han llegado a referirse a las informaciones sobre los derechos de los homosexuales como “propaganda de Satanás”. Otros grupos religiosos como la Unión de Mujeres Evangélicas en España también han recurrido a las llamadas “terapias reparativas” para tratar la homosexualidad.