Los Andes (Argentina), , Rolando López, 9.12.2012

Los integrantes de la Escuela El Cántaro no son difíciles de detectar: siete mujeres que visten polleras largas y oscuras, cuatro hombres que usan túnicas negras, cabellos que les llegan a los hombros y rostros tapados por espesas barbas; todos se movilizan en vehículos de gran envergadura, como camionetas 4×4 o utilitarios a los que también pintan de tonos oscuros. Pese a ser tan llamativos, es raro que aún no los hayan atrapado.

La secta del Maestro Mehir está compuesta por tres hombres de entre 30 y 40 años, siete mujeres de entre 23 y 50 y un niño de aproximadamente cuatro años. Todos siguen a su líder, al buscado por la Justicia, Darío Indij, más conocido como Maestro Mehir, acusado de abuso sexual agravado por penetración en Carlos Paz, Córdoba.

Hace poco, Indij estuvo en San Rafael y casi fue atrapado. “Un policía que habló con alguien que no debía alertó al gurú y cuando lo fueron a buscar ya no estaba ni él ni su secta. Ahora creemos que puede haberse ido con su séquito a Mendoza, a Neuquén o a San Luis”, indica el comisario cordobés Pedro Maldonado, a cargo de la brigada de Capturas de la Policía de Córdoba.

PREHISTORIA. La historia conocida del “Maestro Mehir” se remonta diez años atrás, cuando recaló en las Sierras de Córdoba, cerca de Tanti, donde se instaló y montó un hotel con características espirituales al que acudían muchos de los que luego se transformarían en sus seguidores, casi todos de Capital Federal, de donde el gurú es oriundo.

Después se instaló en una propiedad suntuosa cercana al lago San Roque, hasta que en 2011, luego de denuncias de algunos de sus ex seguidores, su caso salió a la luz en la prensa e Indij dejó de ser un iluminado para convertirse en un prófugo como lo es hoy. Huye de la policía por todo el país acompañado por los que quedaron en su séquito.


EN SAN RAFAEL
. La última noticia que se tuvo de Indij fue a mediados de noviembre de este año. “Había alquilado una gran propiedad en el distrito 25 de Mayo de San Rafael, por la que había pagado con varios meses de antelación un alquiler de 12 mil pesos mensuales”, indica el comisario Maldonado.

En San Rafael, donde fue denunciado por alguien que vio su cara de “buscado” por televisión, Indij no fue hallado. “Cuando la policía de allá se acercó a la propiedad, la secta ya la había abandonado. “Se notaba que habían escapado con prisa porque en esa cabaña la policía halló documentos, CDs, libros de autoayuda y tarjetas de memoria”, sigue el comisario.

MISOGINIA. Entre sus seguidores, el Maestro Mehir, siembra la idea de que la mujer -”desde una nena de 3 años a una premio Nobel”- es una bruja. Justamente es el autor de un libro llamado así: “Brujas”, de acuerdo con lo informado por el diario La Voz del Interior en una nota del periodista Sergio Carreras.

En el texto, Indij se refiere a las mujeres como “seres despreciables, preocupados sólo por extraer el semen de hombres y conseguir un sostén económico, a costa de arruinarles la vida. Las brujas tienen malos olores, hablan de manera vulgar, carecen de inteligencia, son origen de todas las formas de perversión, consumistas, con tendencias lésbicas y vampirizan todo lo que tocan”.

A las mujeres de la secta se les indica que el único camino para dejar de ser brujas es entregarse (sexualmente) al maestro, que las ayudará a elevarse espiritualmente y así aproximarse al éxito, al máximo estado al que pueden aspirar: ser sacerdotisas”, según se explica en la nota.

 DELITO. Desde el 1 de julio de 2011 el Maestro Mehir cuenta con un pedido de captura nacional e internacional, ya que se encuentra imputado del delito de abuso sexual con acceso carnal por la Fiscalía de Instrucción de Segundo Turno de la Ciudad de Villa Carlos Paz.
Desde entonces se encuentra en calidad de prófugo y es una de las presas que le quita el sueño a la brigada de Capturas de Córdoba, que comanda el comisario Maldonado.

¿QUIÉN ES? El Maestro Mehir se llama Darío Mario Indij. Nació en Capital Federal el 10 de mayo de 1958. Antes de dedicarse al esoterismo fue profesor de karate del club Platense y está casado con la hija de un dirigente de ese club. De acuerdo con los testimonios de ex integrantes de la secta, Indij sería padre de 17 hijos (3 con su esposa y 14 con distintas de sus seguidoras ya que por sus creencias no adhiere al uso del preservativo). Antes de esta imputación no contaba con antecedentes.

LA LUCHA POR LA WEB. El grupo de Indij cuenta con una página web (www.maestromehir.org). Pero desde que está prófugo ha dejado de lado su costado religioso o esotérico y se dedica más a comentar y criticar los aspectos legales que hoy lo tienen en calidad de prófugo.

En títulos como “La causa: ¿de qué abuso sexual estamos hablando?”, o “Ley anti sectas” (críticas en referencia a la ley provincial que se dictó en Córdoba a partir de su caso), o “Desenmascarando la corrupción policial y judicial”, el acusado se defiende por la web.

También lo hace con su perfil en Facebook llamado “Maestro Mehir, lo que los medios no te dicen” y donde aparece la foto de un cerebro con la frase “Buscado por haber pensado”.
En su presentación se lee: “Nuestra idea es gestar un espacio donde sean contempladas las experiencias y opiniones de los discípulos de Mehir, para que puedan observar lo que hemos vivido, y cómo vivimos”.

¿ES DE TEMER? Según el comisario Maldonado, más allá de su poder de persuasión a partir de la manipulación de conciencia, tanto Indij como sus seguidores pueden ser de temer. “Sí, se los considera peligrosos debido a que los adeptos de Indij están al tanto de que su líder cuenta con pedido de captura. Por eso encubren su accionar para evadir la justicia. Casi todos ellos son expertos en artes marciales (como el buscado) y manejan todo tipo de armas blancas y armas de puño orientales”, según asegura el comisario.

EL DINERO. A la hora de financiar sus ideas de vida, Indij vive de lo mismo que lo hacen las más de las sectas: de los aportes económicos de sus seguidores. De acuerdo con la nota de La Voz del Interior, el Maestro Mehir cobra por mes, a cada fiel, 1.800 pesos. “Aunque hay empresas que pagan entre 5 y 10 mil”.

Además, el grupo cuenta con un sistema de multas: contestarle mal, por ejemplo, puede costar 500 pesos. Quienes no pagan, son obligados a abandonar la secta. “Con esto, los varones no podrán convertirse en “guerreros” (la finalidad de cada uno que ingresa); mientras que las mujeres no podrán dejar de ser “brujas”.

¿SECTA? El máximo especialista argentino en el tema sectas, Alfredo Silletta, la ubica a la del Maestro Mehir dentro de los grupos esotéricos llamados del Cuarto Camino, seguidores del ruso Ivanovitch Gurdjieff. Obviamente, Indij niega liderar una secta.

La policía de Córdoba advierte que por lo general se domicilian en casas de alquiler de grandes dimensiones con parques al aire libre debido a la cantidad de personas que integran el grupo, ya que todos viven en la misma casa, y por las artes marciales que practican necesitan lugares amplios, preferentemente casas de campo a las que perimetran con tela media sombra de color negro o verde para no ser observados desde el exterior.

Hasta ahora, lo han logrado.